28 de julio de 1943

Będzin, Polonia

«¿Qué estás haciendo, mi amor? Cuídate. Muchos besos de tu madre».

La postal póstuma de Berta Joschkowitz

Berta Joshkowitz escribió estas palabras en el gueto de Będzin en el oeste de Polonia a su hija Rosi, que estaba en el campo de trabajos forzados de Oberaltstadt. Berta fue enviada con su esposo Shlomo y su hijo Elieser a la muerte en Auschwitz. Rosi y su hermana Ruth sobrevivieron.

Shlomo Joshkowitz, nacido en Polonia, y Berta Fingerhut emigraron por separado a Alemania. Se conocieron y contrajeron matrimonio en 1918, y se mudaron a Nordhausen. Intercambiaban materias primas reciclables y la familia vivía bien. Sus hijos, Ruth (nacida en 1920), Elieser (nacido en 1924) y Rosi (nacido en 1925), estudiaron en una escuela alemana y pertenecían a un movimiento juvenil sionista.

Tras el ascenso nazi al poder, el negocio de la familia se vio perjudicado. Ruth se mudó a la institución «Ahava» en Berlín en preparación para su inmigración a la tierra de Israel (Mandato Británico de Palestina). Después de seis meses, regresó a Nordhausen. Estaba preparada para unirse a una ajshará sionista (capacitación agrícola en preparación para la inmigración a la tierra de Israel), pero nunca lo logró. En octubre de 1938, todos los miembros de la familia Joshkowitz, ninguno de los cuales tenía ciudadanía alemana, fueron deportados a Zbąszyń, Polonia, y de allí huyeron a familiares en Mysłowice. La familia luego se separó: Shlomo, Rosi y Elieser se mudaron a Modrzejów; Berta y Ruth se quedaron en Mysłowice. La familia se reunió en Modrzejów después de que la Alemania nazi conquistase Polonia.

En 1941, el primo de Ruth, Mordejái-Motek Joshkowitz, la animó a venir al campo de Gogolin donde trabajaba. Allí trabajó en la oficina hasta que la enviaron a otros campos de trabajo.

En 1942, Rosi fue enviada al campo de trabajo de Oberaltstadt, en los Sudetes. Shlomo, Berta y Elieser se quedaron en Modrzejów, y luego fueron trasladados al gueto en Będzin.

Todo el tiempo, la familia se escribía mutuamente. Los padres enviaron cartas a sus hijas en los distintos campos, y las hermanas se escribieron entre ellas. Los padres pasaron cartas de Rosi a Ruth y viceversa, y también enviaron cartas a otros familiares. En su testimonio a Yad Vashem, Rosi habló sobre las cartas que recibió de su madre, cada dos semanas. Cada carta comenzaba y terminaba igual, con preocupación por la salud de su hija y la solicitud de una madre de que se cuide a sí misma.
En agosto de 1943, el gueto de Będzin fue liquidado, y Shlomo, Berta y Elieser fueron enviados a la muerte en Auschwitz. Ruth y Rosi sobrevivieron. En la liberación, se encontraron y regresaron a Nordhausen, donde habían acordado encontrarse con sus padres después de la guerra. Como nadie más regresó, las dos chicas fueron a un campo de desplazados y emigraron a Israel.

En 1956, Ruth Kopach-Joshkowitz presentó las Hojas de Testimonio a Yad Vashem en memoria de su padre Schlomo y su madre Berta Joschkowitz, y su hermano Elieser.

En 2015, a través del proyecto «Reuniendo los fragmentos» de Yad Vashem, Rosi Weiss-Joshkowitz entregó a Yad Vashem las decenas de cartas y postales originales de la guerra en su poder para su custodia eterna, entre ellas esta última postal de su madre Berta.

Bendsb. [Bendsburg, Będzin],

28 de julio de 1943

Mi querida Rosi,

Recibimos tu postal del 11 de julio y, como siempre, nos alegramos de recibirla. Con respecto a Rojsa Magier, lo descubriré y te lo haré saber en la próxima carta. Aquí todo está como siempre. Nadie va a trabajar aparte de mí. Es totalmente innecesario. Somos las únicas personas de Modrzejów aquí en Bendsburg, porque todos los demás de Modrzejów viven en Schrodel [Srodula - el gueto de Sosnowiec]. Madre y padre a menudo van a […] y al tío de Rojka. Esas son todas las noticias de aquí. ¿Cómo estáis? ¿Cómo te va en el trabajo? ¿Cómo es la vida en el campo? Creo que debe ser mejor de cómo se está aquí.

Terminaré ahora. Mil saludos y besos de mi parte. Saludos a todos [la gente] desde Modrzejów y la Sra. Steinitz. Mi querida Rosi, estoy feliz de que hayas recibido nuestros saludos. La señora Linsberg (?) Fue a Klettendorf. ¿Qué haces, mi amor? Espero que estés bien, ¿cómo están Ruth...y Frumka Hamburger? Estoy muy feliz de que hayas recibido nuestros saludos. ¿Qué estás haciendo, mi amor? Cuídate. Muchos besos de tu madre.

(En la parte superior de la postal: Saludos de Frumka y Ruth...)

   Vea la carta