La Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto

El estallido de la Segunda Guerra Mundial y la conquista de Polonia
Influencia en la población judía

Inicio

El 1 de septiembre de 1939 Alemania atacó a Polonia, desencadenando la Segunda Guerra Mundial. Los aliados de Polonia, Gran Bretaña y Francia, inmediatamente declararon la guerra a Alemania. A pesar de ello, Polonia cayó en pocas semanas en poder de los nazis, y su capital, Varsovia, capituló el 28 de septiembre.

Para imprimir la lección

El comienzo de la guerra y la ocupación nazi conllevaron una enorme destrucción. Los cambios rápidos y sin precedentes exigieron del individuo y del colectivo confrontar dos frentes: uno, el estallido del conflicto cuales ciudadanos polacos expuestos a los daños de la guerra y las dificultades que la acompañaban; el otro, el de la guerra dentro de la guerra, de los alemanes contra los judíos, que se manifestaba en el trato especialmente duro contra estos últimos y los decretos humillantes y restrictivos.

En esta unidad trataremos los cambios que se produjeron en la vida de los judíos desde el principio de la guerra y la influencia sobre sus vidas.
Comenzaremos nuestra clase mostrando a los alumnos el mapa de las comunidades judías en Europa en el período de entreguerras (señalando a Polonia como el lugar de mayor concentración de judíos) y la siguiente foto:

Mapa de las comunidades judías en vísperas del ascenso de los nazis al poder,1933 
Museo de Yad Vashem.Mapa de las comunidades judías en vísperas del ascenso de los nazis al poder, 1933.
Museo de Yad Vashem.


Soldados alemanes en camino al frente En el vagón dice: "Viajamos a Polonia para golpear a los judíos", septiembre de 1939.
Archivo fotográfico de Yad Vashem.Soldados alemanes en camino al frente. En el vagón dice: "Viajamos a Polonia para golpear a los judíos", septiembre de 1939.
Archivo fotográfico de Yad Vashem.

Ampliación para el docente


Pregunta para debatir:

  • ¿Cómo es posible explicar la relación entre la leyenda sobre el vagón de tren “viajamos a Polonia para golpear a los judíos” y la ideología nazi, tal como está expresada en esta foto?

La propaganda nazi presentaba al judío de forma estereotipada, como una persona con barba y "peot"
(las peot – extremos – de la cabeza donde debe dejarse el cabello sin rasurar, y se encuentran en el lugar donde se sitúa la unión de los maxilares, ya sea por la derecha y así también por la izquierda. Este sitio se halla muy cerca de la oreja), que vestía de negro, según las imágenes antisemitas tradicionales.

En Alemania, Austria como también en Checoslovaquia, no se encontraban judíos que respondiesen a características estereotipadas, pero en Polonia, por el contrario, había muchos que seguían usando la vestimenta tradicional. El judío de Polonia, representaba por lo tanto, ante los ojos del soldado alemán, la imagen estereotipada del judío, tal como era descripto en la propaganda nazi. El encuentro entre esta imagen y la realidad llevó a los soldados a cometer desmanes contra los judíos, sin ninguna relación con las órdenes e instrucciones que fueron enviadas más tarde desde Berlín.

En una de las cartas desde el frente, describió un soldado su primer encuentro con los judíos del Este de Europa: "…fuimos enviados a Polonia hace ocho días…en este poblado residen aproximadamente 16,000 habitantes, de ellos 14,000 son judíos verdaderos, sucios, con barba, con más exactitud, peores que como se los presentaba en el Der Stürmer…toda la población está infectada y plagada.”

Con la conquista de Polonia creció seis veces el número de judíos en el espacio de control alemán. Esto llevó a los alemanes a concebir ideas y soluciones distintas de aquellas que habían aplicado cuando sólo los judíos del Reich estaban bajo su poder. Debían encontrar un nuevo sendero para solucionar el problema judío.

Presente a los alumnos el mapa de la división de Polonia y describa los acontecimientos que precedieron a la guerra y las primeras etapas de la misma.

La partición de Polonia - 1939
Museo de Yad Vashem.La partición de Polonia - 1939.
Museo de Yad Vashem.

Después de la conquista, Polonia es dividida según el Tratado de no Agresión entre Alemania y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, conocido usualmente como Pacto Ribbentrop-Mólotov, que fue firmado por los ministros de Asuntos Exteriores de ambos países, Joachim von Ribbentrop y Viacheslav Mólotov respectivamente. El pacto se firmó en Moscú el 23 de agosto de 1939, nueve días antes de iniciarse la Segunda Guerra Mundial.

De acuerdo a los términos del Pacto Nazi-Soviético, Alemania y la Unión Soviética se dividieron el territorio polaco recién conquistado: el tercio occidental, en el que vivían 600.000 judíos, fue anexado al Reich; la Unión Soviética anexó el tercio oriental a sus repúblicas de Bielorrusia y de Ucrania, agregando 1.200.000 judíos a su población; el tercio central fue puesto bajo el control de una administración civil alemana, denominada Generalgouvernement [Gobierno General]. Dentro de esta última jurisdicción vivían aproximadamente 1.500.000 judíos.

Es importante destacar que el plan nazi era utilizar a Polonia como Lebensraum ("espacio vital") para los alemanes, acorde a su ideología.

Para lograrlo debían primero destruir la sociedad y el pueblo polacos. Cerca de dos millones de descendientes de alemanes recibieron privilegios especiales, mientras que el resto de la población fue víctima de una despiadada represión. Muchos polacos fueron desplazados para hacer lugar a alemanes étnicos (Volksdeutsche); muchos líderes del pueblo polaco, sacerdotes, intelectuales y los activistas de la resistencia fueron asesinados, a menudo en campos nazis.

Desde el principio de la ocupación alemana, los judíos sufrieron durante dos meses, una ola de asesinatos indiscriminados. Cuando los alemanes y los soviéticos se dividieron entre ellos a Polonia, alrededor de 300.000 judíos huyeron de la zona alemana a la soviética; entre 1,8 y 2 millones quedaron bajo el dominio alemán.

Entre las primeras medidas antijudías oficiales en Polonia se encuentra la dictada por el jefe de la Gestapo Reinhard Heydrich el 21 de septiembre de 1939, que exigía que los judíos residentes en las zonas anexadas al Reich fuesen expulsados al Generalgouvernement y concentrados en grandes ciudades, cerca de los principales cruces ferroviarios, y que se establecieran Judenräte (Consejos judíos establecidos por orden de los alemanes en las comunidades judías de Europa ocupada por los nazis. Tenían la función de implementar las políticas nazis en sus comunidades. A menudo se encontraron forzosamente ante un difícil equilibrio: por un lado, sentían la responsabilidad de ayudar en todo lo posible a sus hermanos; por el otro, debían cumplir las órdenes de las autoridades nazis, que habitualmente los perjudicaban. Su papel es uno de los aspectos más controvertidos del período del Holocausto.)

A fines del otoño el gobernador del Generalgouvernement, Hans Frank, decretó que dentro de su jurisdicción todos los judíos mayores de 10 años deberían utilizar un brazalete blanco con una estrella de David azul como distintivo judío. En octubre decretó que todos los varones judíos de determinada edad podrían ser reclutados para trabajos forzados. Además, los nazis comenzaron a requisar y liquidar empresas de judíos, con la excepción de los pequeños comercios. Los judíos sólo podían poseer reducidas sumas de dinero, lo que hacía muy difícil toda compra o venta. En enero de 1940 se les prohibió utilizar los trenes, excepto con un permiso especial, y se les ordenó registrar sus propiedades ante las autoridades. Muchos judíos fueron agredidos, arrestados al azar y obligados a realizar diversos trabajos, y despojados de sus bienes.

Tomado de la Enciclopedia Concisa de la Shoá, Yad Vashem.

Sobre esta etapa escribió el historiador judío Dr. Emanuel Ringelblum

"La guerra cambió la vida judía…muy rápidamente. Un día era totalmente diferente del otro, las escenas cambiaban con la velocidad de una película…Cada mes traía cambios profundos que cambiaban las bases mismas de la vida judía."[1]

Para más información sobre Dr. Emanuel Ringelblum pulse aquí

Proyecte el siguiente testimonio de Enrique Dychter que relata sobre los primeros días de la conquista.

¿Cómo se siente el cambio según el testimonio de Enrique Dychter?

Podremos estudiar sobre los cambios por medio de fotografías que describen la vida antes de la guerra.


Actividad:
Coloque a lo largo de la clase las fotos adjuntas.










Divida la clase en parejas o en grupos, cuando cada uno recibe una tarjeta con los decretos que impusieron los nazis a los judíos al estallar la guerra.

Consigna: Recorrer la clase con los compañeros del grupo para observar las fotos, leer los decretos y responder: ¿cuáles escenas de las fotos sufrirán un cambio o desaparecerán?

Decretos durante la conquista de Polonia:

  • Está prohibido al judío comerciar con productos textiles
  • Toque de queda: está prohibido a todos los judíos salir de sus casas a partir de las 17:00 y hasta las 8:00 del día siguiente
  • Todo judío mayor de 10 años estará obligado a llevar una banda de tela blanca y sobre ella la estrella de David en azul
  • Se cierran todas las escuelas e instituciones de educación
  • Todo judío de 12 a 60 años está obligado a salir a trabajos forzados
  • Se debe pegar sobre cada negocio de judíos una estrella de David notable
  • Orden de cerrar todas las sinagogas y centros de oración en Varsovia
  • Prohibido a los judíos viajar en tren entre las distintas ciudades de Polonia
  • Se prohíbe a los judíos abrir negocios de libros
  • Se prohíbe a los judíos enviar correspondencia a otros países
  • Está prohibida a los judíos la entrada a parques como así sentarse en los bancos de los mismos
  • Determinadas calles del centro de Varsovia, estarán prohibidas para los judíos
  • Los judíos no podrán ser propietarios de panaderías y negocios de venta de pan
  • Judíos con barba están obligados a rasurarla y en caso de ser atrapados serán rasurados a la fuerza

Pulse aquí para imprimir todas las FOTOS para la actividad


El uso de la señal de oprobio

En la primera parte de esta unidad, hemos tratado los primeros pasos tomados contra los judíos al principio de la guerra. En la segunda parte de la lección nos concentraremos en el decreto que pasó a ser uno de los símbolos más destacados de la humillación en la época de la Shoá: la obligación de llevar la señal de oprobio.
Debido a que esta orden fue aplicada en todo lugar donde los alemanes conquistaban, elegimos estudiar los sentimientos de niños judíos a lo largo de Europa y observar cómo se sentían al tener la obligación de llevar la señal de oprobio y cómo reaccionaban frente a esto.
En cada lugar se difundió la orden en diferentes momentos, y también la forma podía ser distinta de un lugar a otro. A veces era una estrella de David amarilla, y a veces una cinta blanca con una estrella de David azul. Así también la edad en la que debían llevarla variaba de lugar en lugar, cuando a veces inclusive niños muy pequeños estaban obligados a llevarla.

Solicite a los alumnos buscar una foto de un niño o joven judío portando la estrella amarilla y que escriban un título o una oración representativa.

Presente a los alumnos los diferentes textos y debata con ellos las siguientes preguntas:

  • ¿Qué implicaba la señalización para los que debían portar la marca y para aquellos que la veían?

“Me rehusé a salir de la casa. ¡Yo no voy a usar la estrella amarilla! Yo no voy a aparecer en público con un distintivo de judía. Yo sabía que estaba siendo lastimada y ultrajada cuando me hacían una marca manifiesta, hacían de mí un ejemplo, con una cosa destinada a ponerme aparte y a humillarme."[2]

“Se publicó un decreto que hacía obligatorio para todos los judíos llevar un brazalete amarillo para su identificación. Yo llevo ahora un distintivo amarillo que me señala como judío…Era yo tan diferente que se necesitaba una marca de modo que cualquiera pudiera darse cuenta: ‘¡Allí va un judío!’.”[3]

"Eliahu Rozanski, que había sido miembro del batallón Banir y más tarde de la Organización Judía Combatiente, muerto durante la rebelión del gueto de Varsovia, relató: '¡Una cinta! ¿Cómo es posible llevar una cinta? La cinta me quemaba el brazo. Sentía como si tenía puesto un collar. Me asaltó la angustia. Por las noches no podía conciliar el sueño. Sentía estar en peligro constante. En la calle miraba para todos los lados. Tenía los nervios constantemente en tensión'.” [4]


A continuación analice con los alumnos la siguiente obra de arte de Esther Lurie (1913-1998)

Ester Lurie
Una joven con la estrella amarilla, 1956
Tinta sobre papel  36.4x25.3 cm.
Colección del Museo de Arte de Yad Vashem, JerusalénEster Lurie
Una joven con la estrella amarilla, 1956
Tinta sobre papel 36.4x25.3 cm.
Colección del Museo de Arte de Yad Vashem, Jerusalén

Esther Lurie, nació en Letonia en 1913. Estudió escenografía y pintura en la Real Academia de Bellas Artes de Amberes, Bélgica. En 1934, emigró a Israel con sus padres. En 1939 regresó a Bélgica para completar su formación. Durante la ocupación alemana en junio de 1941, cuando visitaba a su hermana en Kovno, fue deportada al gueto. Ahí pintó paisajes y retratos, por orden de los alemanes. Tras la petición del Judenrat dibujó y pintó imágenes del gueto. En 1944 fue deportada del gueto de Kovno al campo de Stutthof en Alemania, y luego de recorrer otros campos llegó a Italia y desde allí regresó a Israel en julio de 1945. Se casó, tuvo dos hijos, y continuó su actividad artística. Falleció en Tel Aviv en 1998.


Preguntas para debatir:

  • ¿Qué sensaciones expresan los testigos? ¿Cómo se expresa esto en la pintura de Esther Lurie?

Puede finalizar la clase proyectando el testimonio de Elena Cederboim sobre las primeras persecuciones y el uso de la "estrella amarilla"

Y formular las siguientes preguntas:

  • ¿Qué comprensión agrega este testimonio a lo estudiado previamente? También en la época de los guetos, los judíos se vieron obligados a llevar la estrella de David, ¿cómo pueden transmitir este tema según lo estudiado?


[1] Emanuel Ringelblum, "Ktavim Ajaronim", Los Últimos Escritos, Lojamei Haguetaot-Yad Vashem pág. 11.
[2] Livia Bitton Jackson (13 años), Hungría Tomado de: Tatelbaum, Itzhak B., A través de nuestros ojos, Yad Vashem, Jerusalén, 2014, pág.73.
[3] Sara Plager Zyskind (12 años), Lodz, Polonia Tomado de: Tatelbaum, Itzhak B., A través de nuestros ojos, Yad Vashem, Jerusalén, 2014, pág. 74.
[4] E* “Banir”, negued hazerem, Nº 2 feb.-marzo 1941. (de: Itonut hamajteret hayehudit bevarsha [Periódicos de los movimientos juveniles]), pág. 87.