Visitas
Horario de visita a los museos, exposiciones y la Sala de los Nombres:

Domingo a miércoles: 9:00 - 17:00. Jueves: 9.00 – 20.00.
Viernes y vísperas de fiestas: 9:00 - 14:00.
Yad Vashem está cerrado los sábados y días festivos judíos.

A Yad Vashem en coche:
Para más información para el visitante pulse aquí

Rutas de escape a España y Suiza

Desde el comienzo de la ocupación judíos trataron de escapar de múltiples formas del territorio francés. A pesar de las dificultades al principio era posible. Se estima que 20.000 judíos habían huido del país hacia septiembre de 1940. Cierto número se establecieron en el norte de África.
Lea más…

Algunos se sumaron rápidamente a la causa de De Gaulle y se dirigieron a Londres. Otros, que tenían conexiones antes de la guerra, consiguieron visados para Estados Unidos y se afincaron mayormente en Nueva York. Algunas organizaciones americanas alentaron al gobierno de Vichy a permitir la emigración de judíos, especialmente niños, a los Estados Unidos. Antes de fines de 1942 la organización judía de emigración HICEM consiguió asegurar la emigración legal de 6449 judíos. OSE logró asegurar la emigración de niños judíos de campos de concentración, con la ayuda de los cuáqueros.

Sin embargo para la mayoría de los judíos franceses el escape legal era una fantasía. La mayoría de los judíos de la Zona Libre [la zona sur de Francia no ocupada] eran refugiados del norte que carecían los medios o las conexiones para abandonar el país. La obtención de visados de salida y  de entrada para cada país que el refugiado intentaba cruzar era un proceso complicado y costoso. Este problema fue detectado muy temprano por organizaciones humanitarias internacionales que comenzaron a suministrar visados ilegales o falsificados. Varian Fry, un trabajador humanitario norteamericano, situado en Marsella, en nombre del Comité de Rescate de Emergencia, organizó el pasaje ilegal a los EEUU vía España y Portugal de 2.500 judíos (incluidas figuras prominentes como Hannah Arendt y Marc Chagall). Incluso con documentos legítimos la frontera española era difícil de cruzar. Se abría a horas irregulares y los oficiales de fronteras ponían a menudo en duda la validez de los documentos que portaban los judíos.

Desde el verano de 1942 la decisión del gobierno de Vichy de entregar a los judíos -incluidos niños- para ser deportados, provocó que se hiciera prácticamente imposible emigrar legalmente. La intensidad de las redadas contra judíos extranjeros en el verano de 1942 y la ocupación de la Zona Libre por los alemanes en noviembre de ése año destacaron lo urgente que era la emigración ilegal para la supervivencia de los judíos. Era imposible colocarlos a todos en los hogares de familias o en instituciones no judías. No sólo no había suficientes escondites sino que muchas familias rehusaban ser separadas; asimismo algunos no poseían un dominio suficiente del francés para poder pasar desapercibidos. España y Suiza, neutrales, parecían los destinos obvios. Mientras el cruce de la frontera española en los extenuantes Pirineos había sido la ruta a la seguridad legal en los primeros años, la necesidad de trasladar niños y ancianos judíos convirtió al pasaje a Suiza en una alternativa más viable. A pesar de ello grupos judíos no estaban seguros acerca de la emigración clandestina a ese país, por temor a que los fugitivos fuesen entregados a la policía francesa después de cruzar el límite.

En noviembre de 1942 los italianos ocuparon el sureste de Francia, lo cual alentó la esperanza de que sería más fácil pasar la frontera con Suiza. Sin embargo en septiembre de 1943 los alemanes ocuparon la zona  y la viabilidad de la ruta volvió a ser limitada.

Las organizaciones judías EIF (la Sixième), OSE y el Mouvement de Jeunesse Sioniste cooperaban entre sí y ayudaban a judíos a llegar a Suiza. Para la mayoría el pasaje era un proceso largo y complicado que culminaba con la llegada a Annemasse, donde la frontera se cruzaba con mayor facilidad. Las organizaciones judías dependían a menudo de la ayuda de colaboradores no judíos: guías y escoltas pagos, funcionarios en pueblos y aldeas cercanos al borde. Algunos sacerdotes (especialmente los vinculados al grupo católico de resistencia Amitié Chretiénne) abrieron sus monasterios y conventos a los judíos que esperaban ser transportados. Otros hacían todo lo que podían para ayudar a los judíos a cruzar la frontera. El monje capuchino Père Marie-Benoît organizó rutas de escape para judíos extranjeros desde su monasterio en Marsella.

El paso de la frontera se volvió más peligroso después de la ocupación alemana de la zona italiana en septiembre de 1943. Desde esta fecha 1.500 judíos fueron denegados la entrada a través de la frontera franco-suiza; la mayoría fueron capturados y enviados a campos de exterminio en Europa oriental. La mayoría de los traslados de EIF y OSE tuvieron éxito, pero ocurrieron algunas tragedias. Las acompañantes judías Mila Racine y Marianne Cohn fueron capturadas y torturadas para obligarlas a revelar los secretos de la red de resistencia. Racine fue deportada a Ravensbruck y Cohn fue ejecutada por los alemanes en Francia. Gracias a las organizaciones de rescate judías, en 1943 y 1944 alrededor de 2.000 niños judíos consiguieron cruzar de contrabando la frontera suiza. Al llegar la mayoría fueron internados en campos.

Después de la invasión alemana a la Zona Libre la ruta a España se hizo mucho más dificultosa y menos judíos intentaron el viaje. Los alemanes controlaban la frontera desde noviembre de 1942 y establecieron una zona cerrada de 15 km de profundidad. A diferencia de Annemasse los servicios de trenes no se detenían en ningún lugar cercano al límite. España era usualmente un destino preferido para hombres solos que aspiraban a continuar la lucha. La mayoría de los refugiados hacían la ruta sin ayuda de organizaciones judías y pagaban una pequeña fortuna a guías locales por su asistencia. Un pequeño número de resistentes judíos organizados (alrededor de 200) también realizó el peligroso cruce.