Visitas
Horario de visita a los museos, exposiciones y la Sala de los Nombres:

Domingo a miércoles: 9:00 - 17:00. Jueves: 9.00 – 20.00.
Viernes y vísperas de fiestas: 9:00 - 14:00.
Yad Vashem está cerrado los sábados y días festivos judíos.

A Yad Vashem en coche:
Para más información para el visitante pulse aquí

El asesinato de los judíos de Polonia

En vísperas de la ocupación alemana de Polonia en 1939 vivían en ese país 3.300.000 judíos. Al terminar la guerra quedaban con vida aproximadamente 380.000; el resto habían sido asesinados, la mayoría en los guetos y en los seis campos de exterminio: Chelmo, Belzec, Sobibor, Treblinka, Majdanek y Auschwitz-Birkenau.
Lea más…

Judíos habitaron Polonia por más de 800 años antes de la ocupación nazi. En 1939 vivían en ese país alrededor de 3.300.000 judíos, que constituían el 10% de la población del país y configuraban la comunidad judía más grande de Europa. En ningún país era tan grande la proporción de judíos. Después de la conquista y partición de Polonia entre Alemania y la Unión Soviética, la mayoría de los judíos de la zona de ocupación alemana -apodada el Generalgouvernement- que sumaban cerca de 1.800.000, fueron encerrados en guetos desde fines de 1940. Paralelo a la invasión de la Unión Soviética comenzó la matanza de judíos por medio de los Einsatzgruppen en las zonas orientales de Polonia. Los sobrevivientes de esas primeras masacres fueron encerrados en guetos.

En diciembre de 1941 se inició el asesinato de judíos de Lodz en Chelmno. En marzo de 1942 Auschwitz comenzó a funcionar como un centro de exterminio de judíos. Después de la conferencia de Wannsee se establecieron -entre marzo y julio de 1942- tres campos de exterminio en lugares cercanos a líneas principales de ferrocarril: BelzecSobibor y Treblinka. En esos campos no se realizaron selecciones y las víctimas -hombres, mujeres y niños- eran conducidos directamente a las cámaras de gas inmediatamente después de su arribo.

El 22 de julio de 1942, en las vísperas del 9 de Av, comenzó la expulsión del gueto de Varsovia. Ésta continuó hasta el 21 de septiembre y en su transcurso fueron enviados a Treblinka 260.000 personas. Los primeros deportados fueron refugiados, enfermos y sin techo. Por orden de los alemanes se bloquearon calles y los moradores fueron arrojados de sus casas  por la policía judía del gueto, conducidos a la plaza de despachos (Umschlagplatz) y hacinados en vagones de carga. Hasta fines de 1942 fueron asesinados en Belzec, Sobibor y Treblinka cerca de 1.700.000 judíos, la mayoría de ellos de Polonia. Entre septiembre de 1942 hasta el verano de 1944 fueron asesinados en el campo de Majdanek, en las afueras de Lublin decenas de miles de judíos.

En ese mismo verano fueron enviados a Chelmno y asesinados de inmediato 80.000 judíos del gueto de Lodz. En total fueron asesinados allí 300.000 judíos, en su mayoría de Polonia. En Auschwitz y Chelmno los asesinatos continuaron hasta la liberación de esos campos por el ejército soviético en enero de 1945.

Al finalizar la guerra había  380.000 judíos polacos sobrevivientes en Polonia, la Unión Soviética, y en campos de concentración de Alemania y Austria.