2 de septiembre de 1944: deportados desde Trieste a Auschwitz

La historia de la familia Israel

Daniel y Anna Israel con sus hijos Vittorio y Dario (izq.). Trieste, 1938

Daniel Israel (nacido en 1910) y Anna-Hana Bisson se casaron en 1933 en Trieste, Italia. Daniel era tapicero de profesión y, junto con el padre de Anna, administraba un gran negocio de tapicería en el centro de la ciudad. Daniel y Anna tuvieron dos hijos, Dario (nacido en 1934) y Vittorio (nacido en 1935), y vivían con los padres de Anna, Zadok-Vittorio y Stella Bisson, y la hermana soltera de Anna, Giulia. La familia vivía en una zona cristiana de la ciudad y mantenía un estilo de vida judío tradicional. Daniel quería que emigraran a la tierra de Israel (Mandato Británico de Palestina) en 1938, pero Anna se negó a dejar a sus padres, por lo que permanecieron en Trieste. Dario y Vittorio fueron a la escuela primaria judía de la ciudad.

El 8 de septiembre de 1943, con la rendición del gobierno italiano a los Aliados, los alemanes tomaron el control de la mayor parte del Italia, desde Nápoles hasta el norte, incluidas las ciudades donde se encontraban las comunidades judías más grandes y antiguas: Roma, Livorno, Florencia, Milán, Venecia y Trieste. Hasta la liberación, los alemanes perpetraron cacerías humanas implacables y brutales en todas partes para detener a los judíos. Todos aquellos que fueron atrapados e identificados como judíos fueron arrestados, sin importar si eran ciudadanos italianos o refugiados. Los judíos arrestados fueron reunidos, trasladados a campos de tránsito en el norte de Italia y de allí deportados a campos de la Europa del Este, la mayoría de ellos a Auschwitz. En los últimos meses de la guerra, los judíos deportados fueron enviados a los campos en Alemania. Durante este aterrador período, en el que la vida de cada judío pendía de un hilo, los judíos italianos y aquellos que eran extranjeros necesitaban ayuda y, en su mayor parte, la recibían de todos los estratos de la sociedad italiana.

Tras la entrada de los alemanes en Trieste, se cerró la escuela judía y, poco tiempo después, los alemanes comenzaron a arrestar a los judíos y deportarlos, en su mayoría a Auschwitz. A la luz de la ocupación alemana, Daniel decidió sacar a su esposa Anna y a sus hijos Dario y Vittorio de la ciudad. Encontró refugio para ellos en el pueblo de Gradisca di Sedegliano, cerca de Udine, con la familia cristiana Venier. Anna y los niños llegaron al pueblo a fines de septiembre de 1943 y se hicieron pasar por refugiados del distrito de Pola en Italia. Daniel no temió por su propia seguridad y continuó trabajando con su suegro. Alquilaron un almacén y se ganaban la vida vendiendo los muebles que quedaban en su negocio.

El arresto de judíos en Trieste comenzó el 9 de octubre de 1943, y el 7 de diciembre de 1943, el primer tren de deportación partió de Trieste hacia Auschwitz. A fines de enero de 1944, la ciudad estaba libre de judíos. Los pocos judíos que quedaban estaban bajo arresto o vivían clandestinamente bajo la amenaza perpetua de arresto y deportación. En menos de cuatro meses, la comunidad judía de Trieste, una de las más grandes de Italia, había sido liquidada. De acuerdo a la historiadora italiana Liliana Picciotto Fargion, entre el 7 de diciembre de 1943 y el 25 de febrero de 1945, 1.177 judíos fueron deportados de Trieste. 1.080 de ellos fueron asesinados. Solo 97 sobrevivieron. (Liliana Picciotto Fargion, "Italien", en Dimension des Völkermords, ed. Benz Wolfgang, 1991, p. 224. En alemán, inédito en español).

Daniel y su suegro fueron detenidos en su almacén de muebles el 20 de diciembre de 1943 y enviados a la prisión en Trieste. Los alemanes también fueron a su casa, arrestaron a la madre de Anna, Stella, y sellaron el apartamento. Julia no estaba en casa aquel día, por lo que evitó el arresto. Viajó al pueblo donde se escondían Anna y los niños y notificó a Anna sobre el arresto de sus padres y su esposo. «Como resultado, en los primeros días de enero de 1944», relata Anna, «volvimos a Trieste, con la esperanza de recibir noticias sobre el destino de nuestros seres queridos». Anna y los niños encontraron refugio con la familia cristiana Camati en Trieste, donde permanecieron durante unos tres meses. Por el bien de la seguridad de sus hijos, Anna decidió separarse de ellos. Fueron enviados a las familias cristianas de amigos, y Anna se quedó con los Camati. «Para hacer frente a nuestras graves dificultades financieras», relata Anna, «me quedé como ama de llaves en casa de los Camati hasta finales de junio de 1944. Durante todo este tiempo estuve en contacto con mi marido, gracias a la ayuda de amigos. La separación de mis hijos fue desgarradora. Viví con el temor perpetuo de que se los llevaran».

Daniel estuvo encarcelado en la prisión de Coroneo durante unos ocho meses y, de vez en cuando, se le pedía que hiciera colchones y tapicería para los alemanes. Durante su período de encarcelamiento, escribió aproximadamente 270 cartas y notas a su esposa e hijos, algunas de ellas en pedazos de papel que recortó de los márgenes de los periódicos que encontraba en su camino. Escondía las letras en el cuello y los puños de sus camisas, que deshacía y luego volvía a coser antes de enviarlas a la lavandería. La costurera cristiana del taller de tapicería lo visitaba en la cárcel y le llevaba la ropa para que la lavaran. Vittorio relata:

«Nadie tenía la menor idea de dónde habían sido deportadas las personas. En sus cartas, el padre escribió: "¿Por qué me retienen aquí tanto tiempo? Ya han echado a uno y a otro, solo yo sigo aquí. Cada dos semanas, un oficial de las SS viene y me interroga: "¿Dónde están tu mujer y tus hijos? ¿Por qué estás en contacto con ellos?", y el padre seguía negando todo conocimiento».

En una ocasión, Anna, Vittorio y Dario vieron de lejos a Daniel en el patio de la prisión. Llegaron al edificio, desde cuyas ventanas del ático se podía ver el patio, y se quedaron allí hasta que vieron a Daniel caminando por allí. Anna dejó a la familia Camati unos meses después y encontró refugio con la familia Matton. «El Sr. Giovanni Matton, que había trabajado con mi esposo, estaba al tanto de nuestra terrible situación y quería hospedarnos en su casa», relata Anna. «Los niños y yo nos quedamos con esta familia hasta principios de noviembre de 1944. La situación en Trieste era grave y los judíos eran arrestados a diario. Para evitar una situación en la que nuestro anfitrión fuera deportado, en noviembre de 1944 nos mudamos al taller de carpintería de uno de los hijos del Sr. Matton en Via Donadoni. En una pequeña habitación llena de mesas, nos hicieron un armario con un fregadero y tres camas para niños. Estábamos encerrados en aquel lugar la mayor parte del tiempo. Allí, pasé el último invierno, junto con mis hijos, en las peores circunstancias psicológicas y económicas».

De vez en cuando, Anna y los niños iban a la iglesia cercana a cuidar los muebles y allí les daban un poco de comida. Vittorio recuerda:

Nos persignábamos al llegar a la iglesia…Mi padre era un hombre observante. En sus cartas, escribió: «Oren. También le pido a Dios que nos ayude, que no te atrapen y que pueda regresar a casa sano y salvo. Para protegernos, el padre se dirigía a nosotros en las cartas con apodos y no usaba nuestros nombres reales, por temor a que quedáramos expuestos si interceptaban las cartas que salían clandestinamente de la prisión.

El 2 de septiembre de 1944, un tren de deportación salió de Trieste con 48 judíos de Italia, 21 mujeres y 27 hombres. El más joven tenía 19 años y el mayor 84. Otros deportados en el tren eran judíos de Zagreb y presos políticos no judíos (Picciotto Fargion, p. 224). Antes de su deportación, estuvieron encarcelados en Trieste y en el campo de concentración de Risiera di San Sabba, que se construyó en una fábrica abandonada cerca de Trieste. En el tren iban judíos arrestados en Venecia, Odina y Fioma, incluido Adolfo Ottolenghi, el rabino de la comunidad de Venecia. El tren llegó a Auschwitz-Birkenau el 7 de septiembre. La historiadora polaca Danuta Czech señala que 69 hombres judíos en este transporte procedían de Trieste. 13 de los hombres fueron encarcelados en el campo y recibieron los números B9739-B9751. El resto de los deportados, incluidas todas las mujeres, fueron asesinados en las cámaras de gas (Checo, Auschwitz Chronicle 1939-1945, 1990, p. 704).

Daniel Israel, de 33 años, fue uno de los 13 hombres que pasaron la selección. Sus suegros, Stella y Zadok Bisson, fueron asesinados.

La ciudad de Trieste fue liberada el 2 de mayo de 1945. Anna y los niños regresaron y se encontraron su casa saqueada. Dario y Vittorio volvieron a la escuela judía, y Anna encontró trabajo en la residencia judía para ancianos de la ciudad. Dario celebró su Bar Mitzvá en la Gran Sinagoga, siendo el primer Bar Mitzvá celebrado en Trieste después del final de la guerra. Permanecieron en Trieste y esperaron el regreso de Daniel. Supieron de los sobrevivientes que regresaban de los campos, que Daniel fue visto antes de la evacuación de Auschwitz-Birkenau a mediados de enero de 1945, pero que desapareció sin dejar rastro más tarde.

De los 48 judíos italianos deportados el 2 de septiembre de 1944 desde Trieste a Auschwitz, solo sobrevivió uno: Gino Abuaf (nacido en 1925) de Venecia. El padre de Gino, Aquila Abuaf, que fue deportado con su hijo, fue asesinado al llegar.

Anna, Dario y Vittorio emigraron a Israel en abril de 1949. En 2016, Vittorio Israel envió una Hoja de Testimonio a Yad Vashem en memoria de su padre, Daniel Israel. El mismo año, Dario y Vittorio donaron las cartas y notas originales que su padre escribió en prisión en Trieste antes de su deportación a Auschwitz, así como documentos y fotografías familiares a Yad Vashem para la posteridad, como parte del proyecto nacional israelí «Recopilando los Fragmentos».

Galería de fotos