Visitas
Horario de visita a los museos, exposiciones y la Sala de los Nombres:

Domingo a miércoles: 9:00 - 17:00. Jueves: 9.00 – 20.00.
Viernes y vísperas de fiestas: 9:00 - 14:00.
Yad Vashem está cerrado los sábados y días festivos judíos.

A Yad Vashem en coche:
Para más información para el visitante pulse aquí

España de Franco y los refugiados judíos

En 1931 España se convirtió en una república constitucional. La nueva constitución otorgó igualdad de derechos a todos y anuló los privilegios eclesiásticos y nobiliarios. Después de la asunción de los nazis al poder en 1933 también España se convirtió en lugar de destino para refugiados y hasta 1936 llegaron al país unos 3.000 judíos. Al estallar la Guerra Civil en julio de 1936 se estima su número en cerca de 6.000. Debido a la situación la mayoría se vieron obligados a abandonar el país. La guerra civil convirtió a España en un cuadrilátero de lucha en el que se medían fuerzas internacionales con la participación de voluntarios llegados del extranjero para defender a la República. Entre los 35.000-40.000 voluntarios de las Brigadas Internacionales había unos 7.000 combatientes judíos. La situación de los judíos que quedaron en España después de la victoria nacionalista en la primavera de 1939 empeoró notablemente: el catolicismo regresó al poder y fueron prohibidas las confesiones no católicas. Por lo tanto fueron clausuradas las sinagogas y se prohibieron las actividades de instituciones y organizaciones judías. Los decretos no fueron aplicados en los territorios del protectorado de Marruecos, en los cuales continuaron funcionando las comunidades igual que en el pasado. De acuerdo a Franco y sus seguidores la Guerra Civil había constituido una cruzada para redimir a España de las “fuerzas del mal”: republicanos, liberales, masones, comunistas y judíos.

España entre la neutralidad y la “no beligerancia”

Al estallar la guerra España se declaró neutral pero con la caída de Francia cambió su estatus por el de “no beligerante”. Regresaría a una posición de neutralidad en octubre de 1943, 11 meses después de la invasión aliada a Argelia de fines de 1942, que cambió totalmente la posición geopolítica española. A pesar de su posición oficial una división española, apodada la “División Azul”, participó en la guerra contra la Unión Soviética desde el verano de 1941 hasta fines de 1943.

El paso de refugiados por España hasta el comienzo de la “Solución Final”

La derrota de Francia empujó a decenas de miles de refugiados en dirección a la frontera con España. Esperaban llegar a puertos españoles o portugueses para partir hacia países que los acogiesen. Muchos eran judíos. Las disposiciones respecto a la entrada a España fueron endurecidas a lo largo de 1940 y 1941. Sin embargo a aquellos que poseían un visado de tránsito a Portugal o de entrada a algún país del continente americano se les permitía llegar a un puerto de embarque español o portugués. Los decretos no discriminaban a los judíos y no se notaba algún tipo de discriminación contra ellos. Los capturados por cruzar la frontera sin autorización o visados eran devueltos  Francia o encarcelados en prisiones regionales y más tarde internados en el campo de concentración de Miranda de Ebro, junto a los que habían perdido el barco que los hubiera sacado de España. Esta situación continuó hasta octubre de 1941 para los judíos del Reich y los países ocupados. Por entonces cambió la política alemana de permitir la salida de los judíos, coincidiendo con el comienzo del exterminio sistemático de estos.