En botes de pesca a Suecia

Henry Christen y Ellen Margrethe Thomsen

Dinamarca

Ellen Margarethe Thomsen recibiendo la medalla de Justa de las Naciones de manos de la embajadora de Israel en DinamarcaEllen Margarethe Thomsen recibiendo la medalla de Justa de las Naciones de manos de la embajadora de Israel en Dinamarca
La lancha de ThomsenLa lancha de Thomsen
Ellen Margarethe y Christen ThomsenEllen Margarethe y Christen Thomsen
La hostería de Thomsen en SnekkerstenLa hostería de Thomsen en Snekkersten

Henry Christen Thompsen y su esposa Ellen Margrethe eran dueños de una posada en la aldea de Snekkersten cerca de Elsinore en el norte de Zeeland. Se estima que aproximadamente 1.000 personas partieron para Suecia desde este lugar. Los Thomsen eran miembros activos de la resistencia y su posada se convirtió en un foco de la ruta clandestina a Suecia. Ésta era el punto de reunión para los pescadores que transportaban judíos en sus botes y los fugitivos encontraban refugio en la posada o eran ubicados en otro alojamiento por el matrimonio. Cuando aumentó el número de judíos Thomsen consiguió una embarcación y él mismo hizo varios viajes a Suecia.

La población de la aldea apoyaba la operación de rescate y muchos contribuyeron para que ésta tenga éxito. Sin embargo hubo algunas excepciones. Durante los primeros días un colaboracionista residente de Snakkersten informó a la policía danesa en Elsinore haber visto un grupo de refugiados judíos subiendo a una lancha. La policía se hizo presente y arrestó a los refugiados pero luego de recorrer una corta distancia y en cuanto se alejaron de la vista del colaboracionista los agentes detuvieron el coche e indicaron a los judíos regresar a la posada de Snekkersten donde recibirían ayuda.

Thomsen fue asistido por muchos residentes de la aldea y sus alrededores, entre otros por el médico del lugar, Jorgen Gersfelt, que sirvió de conductor, llevando a los judíos a refugios nocturnos y a los barcos. Muchos refugiados se alojaron en su casa hasta que pudieron abordar una lancha.

Thomsen fue interrogado por la Gestapo que sospechaba de su participación en el contrabando de judíos pero no logró encontrar evidencias que lo inculparan. Continuó activando en el movimiento clandestino y fue nuevamente arrestado en 1944 y enviado al campo de concentración de Neuengamme en Alemania adonde pereció después de cuatro meses de aprisionamiento. Tenía 38 años.

En 1968 Yad Vashem confirió el título de Justo de las Naciones a Henry Christen Thomsen y a su mujer Ellen Margrethe. Ese mismo año la señora Thomsen visitó Israel y plantó un árbol en la Avenida de los Justos.