Filtrando niños fuera del gueto

Irena Sendler

Polonia

Irena SendlerIrena Sendler
Árbol plantado por Irena Sendler. Yad Vashem, 2010Árbol plantado por Irena Sendler.
Yad Vashem, 2010

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Irena Sendler era una trabajadora social de 29 años, empleada en el Departamento de Acción Social de la municipalidad de Varsovia. Luego de la ocupación alemana, el departamento continuó atendiendo a un gran número de pobres y desposeídos en la ciudad. Irena Sendler utilizó su puesto de trabajo para ayudar a los judíos, aunque ello se convirtiera en prácticamente imposible una vez que el gueto fue sellado en noviembre de 1940. Cerca de 400.000 personas habían sido conducidas a la pequeña área asignada al gueto, y su situación muy pronto se vio deteriorada. Las pobres condiciones higiénicas en el hacinado gueto, la falta de alimentos y suministros médicos resultaron en epidemias y altos índices de mortandad. Irena Sendler, corriendo un enorme peligro a nivel personal, ideó formas de introducirse en el gueto y ayudar a los sufridos judíos, y logró obtener un permiso de la municipalidad que le permitía entrar al gueto a inspeccionar las condiciones sanitarias. Una vez dentro del gueto, estableció contacto con los activistas de la organización de bienestar judío y comenzó a ayudarlos, en especial, a pasar clandestinamente a la parte aria de la ciudad y a hallarles escondites.

Cuando se fundó el Consejo de Ayuda a los Judíos (Zegota), Sendler se convirtió en una de sus principales activistas. El Consejo fue creado en el otoño de 1942, luego que 280.000 judíos fueran deportados de Varsovia a Treblinka. Cuando comenzó a funcionar, hacia fines de ese año, la mayoría de los judíos habían sido ya asesinados, pero Zegota jugó un papel crucial en el salvataje de un gran número que había sobrevivido las deportaciones masivas. La organización cuidó de miles de judíos que intentaban sobrevivir, ocultándolos, buscándoles escondites y pagando por su manutención y atención médica.

En septiembre de 1943, cuatro meses después que el gueto de Varsovia fuera destruido por completo, Sendler fue nombrada directora del Departamento de Atención a Niños Judíos de Zegota. Sendler, cuyo nombre clandestino era Jolanta, utilizó sus contactos con orfanatos e internados para niños abandonados para enviar allí a los niños judíos. Muchos de ellos fueron enviados al Orfanato Rodzina Marii (Familia de María) en Varsovia, y a instituciones religiosas regenteadas por monjas en la cercana Chomotow, y en Turkowice, cerca de Lublin. El número exacto de niños salvados por Sendler y sus compañeros es desconocido.

El 20 de octubre de 1943 Sendler fue arrestada. Logró ocultar evidencias incriminatorias, tales como las direcciones en código de los niños a cargo de Zegota, así como grandes sumas de dinero a pagar a aquellos que ayudaban a los judíos. Fue sentenciada a muerte y enviada a la tristemente célebre prisión de Pawiak, pero activistas clandestinos lograron sobornar a funcionarios para obtener su liberación. Su encuentro cercano con la muerte no la disuadió de continuar con su actividad. Luego de su liberación en febrero de 1944, aun sabiendo que las autoridades la vigilaban de cerca, Sendler continuó con sus actividades clandestinas. Debido al peligro, debió ocultarse. Las necesidades de la vida clandestina la privaron de asistir al funeral de su madre.

El 19 de octubre de 1965, Yad Vashem reconoció a Irena Sendler como Justa de las Naciones. El árbol plantado en su honor se halla a la entrada de la Avenida de los Justos de las Naciones.