La lista de Geulen

Andrée Geulen-Herscovici

Bélgica

Andrée Geulen en Bruselas durante la ocupaciónAndrée Geulen en Bruselas durante la ocupación
Andrée Geulen con Ida Sterno (izq.), su compañera judía en el CDJAndrée Geulen con Ida Sterno (izq.), su compañera judía en el CDJ
Andrée Geulen con uno de sus sobrevivientes durante una visita al Museo Histórico de Yad Vashem, 2007Andrée Geulen con uno de sus sobrevivientes durante una visita al Museo Histórico de Yad Vashem, 2007
Dos páginas de la libreta de Andrée Geulen en las que anotaba los niños bajo su cuidadoDos páginas de la libreta de Andrée Geulen en las que anotaba los niños bajo su cuidado

Andrée Geulen, una maestra de 20 años de una escuela de Bruselas, tomó consciencia por primera vez de la persecución de los judíos cuando  algunos de sus alumnos arribaron un día con la Estrella de David amarilla cosida a sus ropas. Como muchos otros belgas Geulen no había prestado demasiada atención a las medidas antijudías. Pero en el momento en que tuvo que confrontarse con  las discriminaciones que sufrían sus alumnos, decidió actuar. Ordenó a todos los niños vestir guardapolvos para ir al colegio y de ese modo hizo cubrir la señal de humillación impuesta a los judíos.

Geulen comenzó a ocuparse del rescate de judíos después de conocer a Ida Sterno, una judía que militaba en la organización clandestina Comité de Défence des Juifs - Comité de Defensa de los Judíos - que necesitaba de una colaboradora no judía para acompañar a niños judíos a los lugares de escondite. Geulen recibió un seudónimo - Claude Fournier - y debió abandonar la casa de sus padres y trasladarse al internado donde trabajaba. La escuela Gaty de Gamont estaba profundamente involucrada en la tarea de ocultar niños judíos. Por iniciativa de la directora, Odile Ovart, doce alumnos judíos estaban escondidos allí.

En mayo de 1943 la escuela sufrió una redada de los alemanes en medio de la noche. Se sospecha que la redada fue consecuencia de una delación. Los alumnos fueron despertados brutalmente y arrrastrados fuera de sus camas con el próposito de controlar sus identidades. La oportunidad había sido elegida con astucia, durante la festividad de Pentecostés, cuando la mayoría de los alumnos no judíos se encontraban con sus familias, mientras que los alumnos judíos, que no tenían adonde ir, permanecían en el colegio. Todos fueron arrestados y los profesores interrogados. Andrée geulen no demostró temor alguno y cuando los alemanes le preguntaron si no se avergonzaba de enseñar a niños judíos les respondió con audacia: "¿No os avergonzáis de hacer la guerra a niños judíos?"

Geulen se las ingenió para evadir el arresto pero Odile Ovart y su esposo fueron detenidos y deportados a un campo de concentración en Alemania, en donde ambos perecieron. El matrimonio Ovart fue reconocido como Justo de las Naciones por Yad Vashem.

El incidente no disuadió a Geulen de continuar su tarea ilegal. Por el contrario esa misma noche, luego de abandonar el colegio, fue a avisar sobre la redada a los alumnos judíos que conocía y los previno de no regresar al mismo. Su participación en las tareas de rescate se volvió más activa aún y empezó a vivir en forma clandestina. Rentó un apartamento con Ida Sterno bajo el nombre falso que usaba. El contacto con las organizaciones clandestinas se mantenía a través de casillas de correos secretas, una de ellas situada en una tienda de anticuario.

Durante más de dos años Andrée reunió niños y los llevó a familias cristianas o a monasterios. Ella se aseguraba que las familias podían albergar a los niños y los seguía visitando y velando por sus necesidades. "Ida y yo íbamos a recoger a los niños de aquellos padres que nos solicitaban ayuda. Les decíamos  que preparasen una maleta y que estaríamos de regreso dentro de uno o dos días... Todavía lloro cuando pienso en los momentos en que teníamos que llevarnos a los niños , especialmente los que tenían 2 ó 3 años, sin poder decir a los padres ádonde los éstabamos llevando"... Al salir para una misión ella retenía en su memoria los nombres y direcciones, pero también anotaba en una lista secreta los nombres falsos y verdaderos de centenares de niños escondidos, muchos de los cuales nunca volvieron a ver a sus padres.

En mayo de 1944 Ida Sterno fue arrestada y confinada al campo de Malines. Geulen tuvo que pasar a la clandestinidad. No obstante visitó a Ida en Malines bajo un nombre falso y continuó con la tarea de ambas hasta el último momento.

Después de la liberación Geulen se mantuvo ocupada trabajando en sentido inverso, el de recoger a los niños de las familias adoptivas para devolverlos a los padres. A través de los años mantuvo el contacto con "sus niños", siempre logrando sorprenderlos con la memoria de los detalles sobre su niñez y escondite.

En 1989 Andrée Geulen fue reconocida como Justa de las Naciones. Veintiocho años más tarde llegó para otra visita a Yad Vashem, en la ocasión de una conferencia sobre los niños ocultados en Bélgica. En esa oportunidad, en una ceremonia especial le fue conferida la ciudadanía honoraria del Estado de Israel.