Justos de las Naciones

Un universo entero

La Medalla de los Justos lleva la inscripción: “Aquel que salva una vida, es como si salvara un universo entero” (La Mishná, tratado Sanhedrín, 4, 5). La importancia de esta máxima se hace palpable cuando las familias de los sobrevivientes – con sus hijos, nietos y biznietos- se reúnen para honrar a un salvador. No sólo es el superviviente quién se salvó, sino la vida de toda una familia, que no se habría plasmado de no ser por los esfuerzos del Justo. Los sobrevivientes y sus hijos representan a menudo la única rama viviente de una extensa familia destruida. Mientras celebramos la vida rescatada rememoramos a los retoños extinguidos y a sus vástagos que no pudieron nacer.

Al finalizar cada ceremonia en honor de los Justos de las Naciones en Yad Vashem, y luego de la revelación del nombre del salvador grabado en el Muro de Honor, se suele tomar una foto conjunta del sobreviviente, su familia y el Justo o algún familiar en su representación.

Presentamos aquí una selección de esas fotos.