El Complejo Museológico

Museo de la Historia del Holocausto

Galerías

El comienzo atroz

La Segunda Guerra Mundial y el inicio de la destrucción de la vida judía en Polonia

La invasión germana a Polonia marcó el comienzo de la Segunda Guerra Mundial y señaló asimismo una nueva etapa en la política antijudía del régimen nazi. Aquella se caracterizó por la violencia desmesurada contra el pueblo ocupado y por una campaña de desmanes, deportaciones y medidas destinadas a minar la base de la existencia del  judaísmo polaco. Las medidas discriminatorias son narradas a través de imágenes y textos: aislamiento del entorno; señalización humillante que fue un constante signo de oprobio; trabajos forzados agotadores acompañados de degradación, separación de la familia y muerte. Y la creación de consejos judíos – Judenräte – destinados a convertirse en instrumentos de ejecución de las órdenes y decretos concernientes a los judíos.
La exhibición va acompañada de fragmentos del diario personal de un joven judío de Lodz, David Sierakowiak, que aportan la perspectiva de un individuo  ante la total alteración de la vida personal, familiar y comunitaria. Si bien la exposición está dedicada al destino sufrido por los judíos de Polonia en general, se ha asignado un capítulo especial a los judíos de la ciudad de Lodz que ejemplifica la suerte corrida por una comunidad determinada bajo la ocupación nazi.

La galería muestra un tema presente durante toda la época de la guerra: la expoliación de los bienes de los judíos, tanto privados como comunitarios. Este fenómeno simbolizó en gran medida la actitud de los nazis hacia los judíos: el estar sus cuerpos y propiedades destinados al saqueo.

La exhibición finaliza con el desarraigo total de los judíos de su entorno y su encierro y aislamiento en guetos.

En esta galería se utilizaron multitud de materiales originales, como ser carteles, objetos personales y comunitarios confiscados a los judíos, distintivos de varios países y zonas, además de pantallas en las que se proyectan fotografías tomadas por soldados durante la ocupación y en situaciones humillantes. Se distingue una colección de fotos de judíos  señalados con la Estrella de David, habitantes de un pueblo de Polonia occidental, la mayoría de los cuales fue asesinada. Casi todos fueron identificados por el museo.