El Complejo Museológico

Museo de la Historia del Holocausto

Arquitectura

El Museo de la Historia del Holocausto - diseñado por el mundialmente renombrado arquitecto Moshé Safdie – es una estructura triangular prismática que penetra la montaña de un lado al otro, con ambos extremos como colgando del aire y otorgando un efecto drámatico al conjunto. La forma triangular fue elegida para soportar la presión de la tierra sobre el prisma, mientras permite la entrada de la luz solar a través de un tragaluz de 200 metros de largo. El tragaluz permite que reflejos de luz diurna contrasten con areas oscurecidas, necesarias para la proyección de presentaciones multimedia. Dentro de las galerías la luz penetra a través de claraboyas localizadas, que varían de vidrio difuso a claro, de acuerdo a los requerimientos de cada exhibición.

La estructura entera del museo – pisos, paredes, interiores y exteriores – es de concreto reforzado sin adornos. A lo largo del prisma el corte triangular varía, volviéndose más estrecho en el centro. A la sensación de espacio combado que produce esta variación, se agrega un suave declive del piso, formándose una secuencia de espacios diferentes que otorgan una ilusión de descenso al interior de la montaña. Aproximándonos al final del trayecto, el triángulo vuelve a abrirse, y la salida irrumpe de la ladera brindando una vista  imponente de la Jerusalén moderna.