La Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto

Una paloma sobre la alambrada de púas – Viaje por mandato del abuelo

Lección para el Día de Recuerdo del Holocausto y el Heroísmo

Dirigido a los alumnos de los primeros años del secundario

Introducción

Este programa está basado en el libro de Débora Steiner van Rooyen Una paloma sobre la alambrada de púas – Viaje por mandato del abuelo, y se ocupa de la historia personal y familiar de Iona Steiner, sobreviviente del Holocausto, casi el único que quedó con vida de toda su numerosa familia.Iona Steiner le relata a su pariente Débora su infancia feliz y libre de preocupaciones antes del Holocausto, los años de sufrimiento y supervivencia en los campos de concentración durante el Holocausto y la emigración a Israel, donde inició una nueva vida al tiempo que participaba en la construcción y en la defensa del país.

El programa le propone al docente preguntas para un diálogo educativo, puntos de énfasis y actividades que acompañarán la lectura en voz alta de los fragmentos de la historia que se presentan.Es posible llevar a cabo la clase completa en forma conjunta, con lectura en voz alta de fragmentos de la historia y realización de diálogo educativo a partir de temas que surjan de la misma; o como una clase donde se combinen el diálogo y la explicación introductoria con el trabajo individual de los alumnos, y el diálogo en conjunto como conclusión.Asimismo, debido a la longitud del programa, se lo podrá dividir en dos encuentros.

El progama que se presenta a continuación consta de seis secciones:


Presentación

En el prólogo de su libro Una paloma sobre la alambrada de púas – Viaje por mandato del abuelo, escribe Débora Steiner van Rooyen:

Iona y Débora, 1999 Iona y Débora, 1999

“En el año 1969 decidí partir en un viaje de aventuras alrededor del mundo. [...] El día de mi viaje llegó a casa mi abuelo, de ochenta y dos años, para desearme un buen viaje. Al encontrarme sola, de pie en el balcón del frente de la casa, metió su mano en el bolsillo y sacó de allí un sobre descolorido, me tomó del brazo y me atrajo hacia él. “Débora, encuéntrame al hijo de mi hermano”, dijo mi abuelo con su voz firme y llena de autoridad, metiendo el viejo sobre en mi mano, y señaló la dirección del remitente, en la parte superior izquierda, que sólo con gran dificultad era posible descifrar. [...] Dos meses después me hallé a mí misma en Israel, viajando en autobús hacia Tiberíades, en mi camino de búsqueda del familiar que compartía conmigo el apellido. La dirección del sobre me daba sólo una información mínima: Iona Steiner, Kibutz Guinosar, Israel, 1951 - 18 años atrás.”

Al llegar al kibutz Guinosar, Débora averiguó dónde vivía la familia Steiner. Así relata el encuentro con su pariente:

“La puerta de tejido de alambre oscilaba y golpeaba, una y otra vez. Mi mirada se dirigió hacia el balcón desde el cual descendió un hombre. [...] En comparación con el viejo Steiner (el abuelo de la escritora, L.B.), este hombre sorprendía por su aspecto juvenil. Enseguida pensé que este encuentro era consecuencia de algún error. A corta distancia, no le encontré semejanza alguna con los Steiner [...] Pero cuando me estrechó la mano con un apretón tan fuerte que casi me paralizó, supe que lo había encontrado. Habría reconocido esa tozuda fuerza Steiner en cualquier lugar del mundo. “¿Salomón?” [...] Asentí con la cabeza. ¡Conocía a mi abuelo! Iona tomó nuevamente mi mano, [...] y entonces vi, en el lado interno de su brazo, disimulado entre una corona de flores y adornos azules, el número. Debo haberme sobresaltado, porque él soltó mi mano. [...] Nunca había visto eso antes, y sentí vergüenza por no haber sabido hasta entonces nada sobre el sufrimiento que había padecido. ¡Carne de mi carne! [...] Quise decir algo. Pero a pesar de los genes compartidos y de nuestro legado en común, no fuimos capaces de intercambiar entre nosotros ni siquiera las palabras más sencillas. Iona no sabía inglés. Yo no sabía hebreo. Me sentí frustrada, confundida y de pronto también muy perturbada por mi origen de norteamericana consentida. Quise saber tantas cosas en ese mismo instante. ¿Cómo podía ser que yo durmiera el sueño de los justos en los suburbios de New Jersey, y no supiera nada sobre el sufrimiento y el horror que sufrieron los miembros de mi familia? ¿Qué fue lo que le ocurrió a Iona Steiner durante los años de la guerra? ¿Cuál fue el destino de los demás miembros de la familia Steiner? ¿Por qué no me contaron? ¿Por qué no pregunté sobre eso, nunca? “Por favor, encuéntrame al hijo de mi hermano”, pidió mi abuelo. Encontré al hijo del hermano de mi abuelo. Pero eso no fue suficiente.”[1]

  • En su comienzo, el libro relata el reencuentro familiar e inter-generacional de los miembros de la familia Steiner. Aunque Débora y Iona son parientes, es más lo que los diferencia que lo que tienen en común.¿Cuál es la brecha y cuáles son las diferencias que los separan? Débora Steiner es la nieta del tío de Iona Steiner: Los dos pertenecen a la misma familia.Pero a pesar de ello, son muy diferentes el uno del otro: viven en lugares diferentes, Débora en los Estados Unidos y Iona en Israel; hablan idiomas diferentes (en realidad, no tienen posibilidad de comunicarse sin la intervención de un intermediario, hasta que Débora aprende hebreo unos meses después); tienen edades diferentes, los separa una generación; pero, por sobre todo, existe entre ellos una diferencia de pasado personal y familiar que los separa de un modo esencial: nos lo demuestran el sobresalto que sintió Débora ante la vista del número azul que descubrió en el brazo de Iona y el aluvión de preguntas y consideraciones que la invadieron.
  • ¿Cuáles son las preguntas que preocupan a Débora, en lo que se refiere a sí misma, a su familia y al sobrino de su abuelo, en el curso del encuentro? ¿Qué es lo que nos indican? Las preguntas de Débora constituyen el comienzo de un proceso de descubrimiento de su pasado familiar. Más allá de su sorpresa, su consternación y su curiosidad, lo que surge de sus preguntas es una pesada sensación de culpa: “¿Cómo pudo ser que yo durmiera el sueño de los justos en los suburbios de New Jersey, y no supiera absolutamente nada sobre el sufrimiento y el horror que sufrieron los miembros de mi familia? […] ¿Por qué no pregunté sobre eso, nunca?”
  • Débora encontró a su pariente, tal como se lo había pedido su abuelo. A pesar de ello, escribe: “Pero no es suficiente.” ¿Por qué? ¿Qué más debería hacer?

Débora se queda en el kibutz Guinosar y aprende de Iona, sobrino de su abuelo, acerca de la historia de su familia.

La infancia

Certificado de la escuela primaria de Iona Steiner Certificado de la escuela primaria de Iona Steiner

Casa de la familia entrada por la puertSteiner lateral, Gromnik, 1999 Casa de la familia Steiner, entrada por la puerta lateral, Gromnik, 1999

La casa de la familia Steiner permanece aún en pie, año 2007 La casa de la familia Steiner permanece aún en pie, año 2007

“Nací en Gromnik, una pequeña aldea campesina del sureste de Polonia, en el distrito de Tarnow, en la cama de mi madre. En aquellos días todos nacíamos en casa. [...] Vivíamos en una casa-granja grande y cómoda, cubierta por un techo de tejas rojas que construyó mi padre, a una distancia de pocos kilómetros de la aldea. Era una casa sólida, construida con madera en bruto, con dos dormitorios y un cuarto de estar grande, que era también la cocina. [...] En los largos meses del invierno nos calentábamos con una estufa negra y cubierta de hollín, revestida por placas de cerámica azul, y además con grandes tazones de leche caliente. [...] Recuerdo que en mi infancia, mientras me acostaba arropado frente a la estufa, solía contar las flores y los pájaros dibujados a mano sobre las placas. Luego me volvía para observar los copos de nieve que pasaban por la ventana [...] a través de la misma ventana, en el extremo del campo, veía un espeso bosque, y en él altos pinos – un buen lugar para esconderse cuando uno es un niño pequeño que tiene que ayudar a su padre a amontonar el pienso, o sentarse en el duro banco de la escuela.”


“Entonces éramos una familia grande. Mis hermanos mayores, los mellizos Willy y Rudy, nacieron en 1922. Poldak nació en 1924, y yo, Iona, el último, nací en mayo de 1926. [...] Nuestra vida en la casa era una vida feliz. No recuerdo que sufriéramos por la falta de algo, es decir, no recuerdo si éramos pudientes o no. Siempre había abundancia de comida sobre la mesa, y siempre nos vestimos con ropa limpia y abrigada […] Hasta el día de mi séptimo cumpleaños, fecha en la que me convertí en candidato oficial para la escuela, pasaba mis días jugueteando por los campos, o me unía a mi padre para ayudar en la granja.”


"Mi madre Rajel pertenecía a la familia Zimmerman de Gribow, una pequeña aldea vecina, al sur de Gromnik. Era bella, con un pelo negro como ala de cuervo que provocaba envidia en toda la zona. [...] Cuando miro cuarenta años hacia atrás, todavía puedo ver sus ojos. Eso es lo que recuerdo más que todo. Sus ojos azules eran capaces de darte calor, de defenderte. Ojos de madre. Mi madre tenía treinta y cinco años cuando yo nací, y cuarenta y ocho cuando la asesinaron. Pero en mi corazón quedará siempre tal cual yo la recuerdo: joven, fuerte y bella. Lamentablemente, nunca conocí realmente a la familia de mi madre, [...] pero la familia de mi padre, miembro del gran clan de los Steiner, vivía en la zona o en los alrededores, y los lazos familiares con ellos eran fuertes y cercanos. Todos los sábados los pasábamos con muchos primos. Tíos y tías, primos y primas, [...] también cada uno de los nueve hijos del abuelo Aarón tenía un número de hijos similar. [...] Resulta difícil creer que de una familia tan numerosa de Europa hayan sobrevivido tan sólo dos.”
“Como puedes ver, antes de que los nazis tomaran el poder tuve una infancia agradable. Eso no se debía a Polonia, sino a nuestra casa. Comprende, éramos cuatro niños en una granja enorme. ¿Qué podía ser mejor que eso? Jugábamos juntos en el campo, en los bosques, en el establo, donde las vacas, estábamos con los trabajadores en el campo. Por supuesto que de tanto en tanto nos golpeábamos el uno al otro, en especial por la noche, porque estábamos obligados a dormir en la misma cama. Así que peleábamos como se debe. Volaban las plumas de las almohadas, y cada noche las almohadas se hacían más delgadas.” [2]

Puntos de referencia:

  • “Entonces éramos una familia grande” – ¿Cómo describe Iona su infancia, su casa y su familia?
  • ¿Cómo describe Iona las relaciones y la forma de vida de la familia? Vale la pena hacer hincapié en las expresiones que señalan el punto de vista de Iona como niño: “No recuerdo si éramos pudientes, o no Siempre había abundancia de comida sobre la mesa, y siempre nos vestimos con ropa limpia y abrigada”; “en el extremo del campo, veía un espeso bosque, y en él altos pinos – un buen lugar para esconderse cuando uno es un niño pequeño.”

El vínculo familiar entre Débora y Iona:

Salomón Steiner el día de su boda, New Jersey, marzo de 1917Salomón Steiner el día de su boda, New Jersey, marzo de 1917

“Tu abuelo Salomón, hermano menor de mi padre, fue el primero que salió de Polonia y viajó hacia América. Yo creo que eso fue aún antes de la Primera Guerra Mundial. [...] No conocí al tío Salomón hasta que vino a visitarnos en el año 1932, pero escuchábamos acerca de él continuamente, noche y día. [...] Más de una vez intentó tu abuelo Salomón convencer a toda la familia de trasladarse hacia allí [...]”

 

 

 


“Yo recuerdo que más tarde, después de la visita del tío Salomón, y durante todos esos años difíciles en la escuela, solía mi madre decirle con frecuencia a mi padre: ‘Shimon, tenemos que vender nuestras tierras y viajar a Israel. Ahora es el momento, antes de que la situación se agrave.’
Esas palabras quedaron grabadas en mi mente. Supongo que las llevé conmigo durante todos los años de la guerra y en los campos, de modo que cuando descubrí que nuestra casa y nuestra familia habían desaparecido para siempre, enseguida pensé en viajar hacia Israel, como quería mi madre.
¿Por qué Israel? No sabía, no habíamos sido una familia sionista. Mi padre solía enviar donaciones de dinero para Israel, pero con eso terminaba su relación con el tema. Sin embargo, mi madre creyó siempre que la Tierra de Israel era el lugar en que nosotros deberíamos estar. Pero hasta 1937 no tuvimos ninguna motivación para irnos, y en 1938 ya era demasiado tarde.” [3]


Los años de la guerra

“En septiembre de 1939 Alemania declaró la guerra a Polonia y en el lapso de dos semanas la conquistó. Yo estudiaba entonces en la escuela pública polaca, y justamente comenzaba el sexto año. Me vi obligado a ir a la escuela a pie, porque los alemanes confiscaron nuestros caballos y hasta nuestras vacas, prácticamente todo. Mi padre aún se mantenía firme. Creía que esa situación era solamente temporaria, y trataba de arreglárselas sin caballos y sin vacas. Y entonces, un día, a la una de la tarde, ellos me llevaron.” [4]

  • ¿Acaso hay alguna preparación previa para el fin de la etapa de la infancia, de la familia, de la casa? En este contexto, se puede hablar de la contradicción que existe entre las descripciones de la infancia, las conversaciones entre los padres, las vacilaciones, indecisiones y las decisiones que se adoptaron, con la forma repentina y arbitraria en que todo eso concluyó, dando paso a una realidad absolutamente diferente.

“Yo creo que fue a fines del otoño, porque ya se sentía el frío en el aire. La mayoría de las hojas ya habían caído, dejando ramas y troncos negros desnudos recortándose contra el cielo gris cubierto de nubes.
Así comenzó la pesadilla.
Como todos los días, cuando terminaron las clases en la escuela al mediodía, crucé la aldea en dirección al puente que atravesaba el río. [...] En cuanto subí al puente, un hombre que estaba parado a un lado del camino me señaló nerviosamente. Lo reconocí, era un comerciante local que hacía negocios con mi padre. [...] Todo sucedió tan rápido.
Los alemanes levantaron sus armas y me ordenaron subir a la parte trasera del camión.” [5]


“¿Por qué no huí? ¿Por qué no luché? ¿Qué puede hacer un chico de trece años contra una unidad de soldados de las SS con ametralladoras? ¿Qué comprendía yo entonces? En esos días yo creía que la situación no era grave. Escuché que los polacos eran enviados para ayudar a los alemanes en el esfuerzo de guerra. Quizás mi corta edad, quizás mi ignorancia, evitaron que sintiera miedo, y quizás, volviendo la mirada hacia atrás, eso fue también lo que logró mantenerme con vida. [...] En todo caso, no pensé que viajáramos muy lejos. Pensé que nos íbamos tan sólo por unos pocos días. Me preocupaba solamente que mis padres no supieran hacia dónde iba. [...] Luego de unas cinco horas de viaje en lo profundo de la noche, llegamos finalmente a un cuartel del ejército polaco. Ahí comencé a comprender que no sería exactamente como yo lo había pensado. Mis pensamientos cambiaron. Empecé a cavilar sobre cuál sería nuestro destino. No sentí miedo. Sólo me preocupaba cómo harían mis padres para saber dónde me encontraba. No quería que mi madre se preocupara por mí.
Cuando llegamos al campo, los soldados nos ordenaron bajar del camión con una rapidez tal que no pude llevar conmigo el portafolios de la escuela.” [6]

Cuestionario para la discusión y el diálogo:

  • “Así comenzó la pesadilla” – Se les puede pedir a los alumnos que describan sus sensaciones y sus sentimientos respecto de lo que leyeron, y preguntarles qué pensaron durante la lectura.
  • “Pensé que viajábamos tan sólo por unos pocos días” – ¿Qué es lo que le impide a Iona comprender la realidad en la que se ve atrapado?
  • ¿Qué se puede aprender del relato de Iona, con respecto a la reacción de la víctima? ¿Qué es lo que las personas pudieron entender o saber acerca de sus destinos, en esos mismos instantes? ¿Qué es lo que no sabían y no pudieron comprender? Numerosos sobrevivientes del Holocausto describen en sus testimonios la conmoción que los invadió en el instante en que sus vidas sufrieron un vuelco instantáneo y en el período inmediatamente posterior. Iona, por ser un niño, está preocupado por el hecho de que sus padres no saben que se lo llevaron, o por la pregunta de cuándo volverá a verlos nuevamente, o cuándo podrá por lo menos informarles. Además, como niño, se basa en informaciones parciales que oyó, y señala: “Quizás mi corta edad, quizás mi ignorancia, evitaron que sintiera miedo, y quizás, volviendo la mirada hacia atrás, eso fue también lo que logró mantenerme con vida.”
  • ¿Qué es lo que, a tu parecer, lo lleva a cambiar su forma de pensar? Vamos a señalar que, aun después de que comienza a comprender: “que no sería exactamente como yo lo había pensado”, todavía lo que más inquieta a Iona es la preocupación por sus padres y no su propio destino.
  • Por la rapidez en el descenso del camión, Iona debe dejar el portafolios de la escuela tras de sí. Es posible ver en esto una imagen simbólica de que en esos momentos Iona se separaba de su infancia para siempre.

“Estuve preso en Postkow [7] cuatro meses. De alguna manera sobreviví. […] Durante los cuatro meses que permanecí en el campo no nos bañamos ni siquiera una vez. La comida que recibíamos iba disminuyendo, hasta transformarse en un vaso de agua caliente con algo de color por las mañanas, y una hogaza de pan para repartir entre veinte hombres. En esos mismos días, el chico de trece años que desfilaba por los campos, que cavaba canales, que picaba carbón, que miraba los muertos que se llevaban de allí, que se cuidaba de las azotainas, ese mismo chico, no era yo. El joven alegre y feliz de la granja cómoda y segura de Gromnik desapareció, y en su lugar creció y floreció un alma vacía, que se desplazaba y sobrevivía como una máquina.” [8]

  • “De alguna manera sobreviví.” – Aquí podemos detenernos sobre la arbitrariedad con que eran tratados los prisioneros de los campos de concentración durante el Holocausto y sobre la falta de reglas respecto de la supervivencia. Efectivamente, una variedad de testimonios de sobrevivientes del Holocausto nos muestra que no había un método único para sobrevivir, y que personas diferentes adoptaron métodos diferentes.
  • En su libro En el escondite, [9] nos relata Ehud Lev, también sobreviviente del Holocausto, la forma que él como niño encontró para enfrentarse con el sufrimiento y las carencias que vivió entonces, y con el dolor causado por la añoranza de su familia:

    “Y entonces sucedió algo interesante. Decidí que yo no era más yo, sino otro niño, porque ¿cómo podría subsistir sin sentir el contacto de la mano de mi papá? ¿O sin recibir un beso o un abrazo de mi mamá? Así que otro niño, que se llamaba en francés Hubert, era el que jugaba juegos, disfrutaba del sol y comía hasta quedar satisfecho. […] Yo seguía extrañando en secreto a mi mamá y mi papá; Hubert entendió bien rápido que no era el momento apropiado para extrañar, y que lo más importante en esa hora era no ser atrapado".

  • De un modo similar al de Ehud Leb, también Iona cuenta que, en cierta etapa, el niño que vivía el terror del campamento no era él, que en su lugar “creció y floreció un alma vacía, que se desplazaba y sobrevivía, como una máquina”. De estos dos fragmentos de testimonio se puede aprender que Ehud y Iona sintieron que debían desconectarse de sí mismos, y hasta convertirse en alguien distinto, o en algo distinto, para poder sobrevivir.

Iona cuenta acerca de la amistad que se creó entre él y otro prisionero a su llegada al campo:

“Uno de los hombres de la barraca, un prisionero criminal alemán de unos cuarenta y cinco años […], se dirigió a mí. Nos hicimos amigos cuando tuvimos que limpiar juntos la barraca. Una persona nueva en el campo siempre tenía novedades para contar, noticias frescas sobre lo que ocurría afuera. Y así, cuando conversamos, comenzamos de a poco a confiar uno en el otro. “Mira”, me dijo, “tú eres todavía un muchacho. Yo ya soy un hombre maduro. Si tú deseas sobrevivir en este mundo infernal, tienes que recordar dos cosas. Primero, nunca bebas el agua de este campo. No importa cuán sediento estés, no importa cuán desesperado. No bebas nunca el agua, salvo si fue hervida. Segundo, si recibes comida, come enseguida hasta el último trozo, la última miga. […] No dejes nada para mañana.” [10]

Puntos de referencia:

  • A pesar de la dura realidad del campo, y en forma paralela a ella, Iona Steiner relata también situaciones en las cuales se generaba algún acercamiento y cierta amistad entre los prisioneros. Y a continuación nos señala que fue su compañero quien le enseñó las reglas de la supervivencia, reglas gracias a las cuales se libró de las epidemias de tifus y de disentería que se difundían por el campo.
  • También puede hacerse referencia a los distintos aspectos del término “supervivencia” en el campo. El párrafo anterior nos enseñó acerca de la necesidad de la supervivencia mental, emotiva y espiritual, y el párrafo siguiente quizás nos ilustre sobre la supervivencia física.

Acerca de los sucesos en el campo de Mielec[11], Iona le relata a Débora:

“Yo debo explicarte el aspecto que tenía todo aquello, para que intentes ver, oler. Imagínate que a lo largo de la barraca había camastros de tres pisos. Un camastro sobre otro. Uno se toca con el otro, como una pila de naipes de madera. De madera rústica, tablones en bruto que servían de cama a doce hombres que podían acostarse sobre ellos solamente en diagonal. No había colchones, ni mantas, solamente la misma ropa que recibimos el primer día. [...] Los baños no existían. [...] Recuerda, estaba por cumplir quince años. Un chico ya grande. Solamente una cosa sabía. Que para sobrevivir yo debía trabajar. Durante cinco años trabajé cada día, 24 horas de crueldad depravada. Si morías, la duración del día era 24 horas. Pero si sobrevivías, era como un año. Me transformé en un viejo a la edad de catorce, quince años.” [12]

  • “Yo debo explicarte…” – la forma en que Iona le cuenta su historia a Débora nos señala su voluntad y su necesidad de contarle lo que le había pasado pese a la dificultad producida por la barrera idiomática, y pese al hecho de que solamente quien ha sufrido esas cosas en carne propia podrá ser capaz de olerlas o verlas.
  • “Me transformé en un viejo” – en el curso de la lectura del libro somos testigos del proceso que atraviesa Iona debido a los acontecimientos que va viviendo: lo conocimos como un niño libre de preocupaciones al comienzo del libro; a continuación, cuando es secuestrado en el puente que conduce a su casa, a través de sus pensamientos lo vemos transformarse en un instante en un “niño-adulto”. Nos cuenta cómo olvida su portafolios de la escuela en el camión, hecho que en este contexto adquiere un valor simbólico: mi infancia terminó. En el párrafo que sigue, Iona describe su transformación de niño-adulto en hombre-viejo.

“Durante la formación de la mañana siguiente, los soldados nos interrogaron sobre nuestras profesiones, y me encontré a mí mismo mintiendo, con relativa facilidad, cuando dije que yo era tornero de metales. Había escuchado que ellos necesitaban operarios para la fábrica Hankelwerke, que habían confiscado los alemanes a los polacos para atender a las necesidades de la guerra. Mi profesión la aprendí en esa fábrica: cómo utilizar el torno, cortar el acero, fundir metales y reparar motores. Es todo lo que sé, hasta el día de hoy. Mira mis dedos. Todas las noches, después del trabajo, intento limpiar el aceite lubricante que quedó bajo mis uñas, pero hasta el día de hoy continué siendo un simple mecánico. Mi hermano Paul es sastre. Ambos aprendimos nuestro oficio de los alemanes. Paul, cuando cortaba los uniformes rayados de los campos de concentración, y yo, cuando torneaba el acero para armar los aviones Messerschmidt.” [13]

  • Iona comprende que para poder sobrevivir en las condiciones del campo, deberá cambiar y adaptarse: deberá mentir, presentarse como profesional y aprender la profesión con rapidez.

Después, Iona fue enviado al curso técnico de construcción de aviones, que se hacía en el mismo campo, y relata:

“Nueve meses estuve prisionero en el campo de Flossenburg [14] trabajando con los aviones Messerschmidt. Trataba de producir algún daño en los aviones en cada ocasión que se presentaba. Cuando podía, rompía algo del motor para que se hiciera pedazos cuando el avión ya estuviera en vuelo. Dañé esos aviones en cuanta oportunidad se me presentó, pero era peligroso. Si te encontraban, te colgaban.” [15]

  • El sabotaje a los aviones constituyó una forma de resistencia. En este contexto, cabe discutir los diferentes caminos que adoptó la resistencia. Es habitual hablar de resistencia espiritual y de resistencia armada, pero conviene recordar que los métodos de resistencia que utilizaron los judíos bajo el régimen nazi fueron muchos y variados; no todos se adaptan fácilmente a un rótulo determinado.

Durante más de cinco años y medio estuvo Iona Steiner prisionero en diversos campos de concentración y de trabajo. Iona le relata a Débora, la autora del libro, el enorme sufrimiento producido por las duras condiciones de los campos, la falta de alimento y el hambre permanente, el frío, el hacinamiento, el trabajo forzado y la gran crueldad a la que estaban expuestos.

Luego de pasar nueve meses prisionero en el campo de Flossenburg, Iona fue trasladado al campo de Mauthausen, en Austria:[16]

Mapa de los desplazamientos de Iona Steiner por los distintos campos de concentración y de trabajo, 1939-1945 Mapa de los desplazamientos de Iona Steiner por los distintos campos de concentración y de trabajo, 1939-1945

“Mauthausen era un infierno. [...] Un día domingo estaba trabajando en la cantera de Mauthausen, tan terriblemente famosa, acarreando pesadas piedras hacia la cima, por las escaleras. Sentía que había por lo menos dos mil escalones para trepar. [...] Mientras subía por los escalones, una de las tareas más crueles, me encontré con un joven que parecía conocerme. Yo no lo conocía. Íbamos juntos cuando él me preguntó: ‘¿Sabes que tu hermano Rudi llegó ahora a Gossen II [17]? Si deseas verlo, conviene que te apures, porque tiene una infección en una mano, y no sé cuanto tiempo de vida le queda.’ La noticia me aturdió. ¡Mi hermano mayor, Rudi!” [18]

 

 

Iona logró pasar del campo central donde se hallaba al campo Gossen II, pero su hermano murió poco tiempo antes de que lograra llegar hasta su barraca.

La liberación

“Tres semanas antes del fin de la guerra ya escuchábamos el ruido de los disparos y de los bombardeos de los Aliados. Una de las bombas destruyó la cocina de las SS. [...] Durante las dos últimas semanas de la guerra nuestra sangre fue derramada implacablemente. No nos daban alimento, y trabajábamos sin pausas durante todo el día. [...] Sabíamos que todo terminaría, pero nuestra fuerza para sobrevivir se iba desvaneciendo por el hambre. Miles murieron en esas últimas semanas. Nuestra liberación estaba tan cerca, pero no pudieron soportar más.” [19]

Iona relata la liberación:

“Toda la noche permanecimos despiertos por la emoción. A la hora en que nuestra prisión (el campo de concentración de Mauthausen) ardía en llamas a nuestro alrededor hasta los cimientos, nosotros estábamos sentados afuera conversando, planificando y reflexionando, cómo saldremos, hacia dónde iremos. En cierto modo, creo que estábamos emocionados como huérfanos, como niños.”

Luego de la liberación Iona fue hacia la ciudad de Linz, y desde allí a Salzburg, en Austria:

“Cierto día, por la tarde, vi un soldado con una estrella de David impresa sobre su hombrera. Me quedé estupefacto. Lo observé más de cerca y pude leer las palabras ‘Brigada Judía’ en torno a la estrella. No podía creer que existiera sobre la tierra un judío, vivo y respirando, que fuera soldado y no prisionero. Fui siguiéndolo por las calles de la ciudad. No podía quitar mis ojos de él. Finalmente, cuando se sentó junto a una escultura en la plaza de la ciudad, me dirigí hacia él.
Cuando estuve todavía más cerca vi la palabra ‘Palestina’ bordada sobre su insignia.
‘¿Es usted de Palestina?’, le pregunté en alemán.
‘¿Es usted judío?’, me preguntó en ídish.
‘Sí’, respondí.
‘¿Qué hace usted en Salzburgo? debe viajar a Palestina’, me dijo.
[...] Yo no sabía mucho sobre Palestina. Sólo vi que frente a mí había un soldado sano y libre que lucía una estrella de David, un judío de Palestina. También yo quería estar allí.” [20]

  • Describe las sensaciones de Iona Steiner al ver al hombre de la Brigada Judía, tal como él las describe.
  • ¿Por qué, a tu parecer, se dirige Iona al soldado en alemán? ¿Por qué éste le contesta en ídish?

Por consejo del soldado de la Brigada Judía, Iona viajó a Roma, Italia, con la intención de seguir desde allí hacia Israel:

Iona, Italia, 1946 Iona, Italia, 1946

“No encontré judíos de Palestina en Roma. Ya había olvidado mi encuentro de Salzburgo. Quería tan sólo disfrutar. Sabía que mis padres y mis hermanos habían muerto, Rudi en Mauthausen y Willy en Flossenburg en 1944. Un hombre que encontré en Mauthausen me contó que había escuchado que los alemanes llegaron a nuestra granja poco tiempo después de que me detuvieron. [...] No me quedaba nadie, y por lo tanto no pensé siquiera en buscar a miembros de mi familia. Esa parte de mí, ese joven de la granja de Polonia, miembro de una gran familia de Gromnik, había muerto hacía ya años. Ahora, estaba solo.”

Puntos de referencia:

  • “No me quedaba nadie, y por lo tanto no pensé siquiera en buscar a miembros de mi familia” – La certeza de haber perdido a la familia.
  • “Estaba solo” – El reconocimiento del hecho de que no hay adónde volver y no hay a quién buscar. Iona señala también que también el niño que él fue, ya no está.

Página de testimonio - Sztejner Shimon Página de testimonio - Sztejner Shimon

Página de testimonio - Sztejner Yerucham Página de testimonio - Sztejner Yerucham

Página de testimonio - Sztejner Rachel Página de testimonio - Sztejner Rachel

Página de testimonio - Sztejner Wolf Página de testimonio - Sztejner Wolf

 

 

 

 

 

 

Luego Iona pasó a trabajar como conductor de camiones para el ejército norteamericano:

“Un día, a la una de la tarde, me llamó por el altavoz un oficial norteamericano con el cual tenía amistad. ‘¿Tienes un familiar de nombre Salomón Steiner en New Jersey?’, preguntó en el momento en que entré a su oficina. ‘Sí’, dije, sin saber si tenía tal pariente o no, y sin saber ni siquiera dónde quedaba New Jersey. Sonaba como lo que era apropiado decir. [...]. Desde el día en que nos encontramos, ese oficial se apiadó de mí. Deseaba mucho ayudarme a encontrar familiares. ‘Enviaré un telegrama y comprobaré el parentesco. En 24 horas tendremos una respuesta.’
Estoy seguro de haberme mostrado indiferente, porque después de cinco años en los campos realmente no podía recordar muchos detalles acerca de la familia de mi padre, ni qué hablar de algún tío anciano, uno de los muchos hermanos de mi padre que habían dejado Polonia y viajado hacia América cuando yo todavía era un niño. Ni siquiera recordaba que alguna vez había sido un niño.” [21]

Puntos de referencia:

  • En el curso de la guerra fueron arrancados de sus casas y hasta de sus países millones de personas. Al finalizar la guerra muchos intentaron localizar a los miembros de su familia, con la esperanza de que alguno de ellos hubiera sobrevivido.
  • “Ni siquiera recordaba que alguna vez había sido un niño.”

Iona descubrió que su hermano Paul (Poldak) estaba vivo, en lo que hoy es la República Checa, y lo convenció de abandonar Praga y viajar con él a Israel. En su camino se detuvieron en Hamburgo, Alemania. Allí Iona estudió mecánica y conoció a Rivka (Regina) de la familia Singer:

Rivka Singer Steiner, Blankenese, 1945 Rivka Singer Steiner, Blankenese, 1945

“Regina Singer viene de una pequeña aldea de Ucrania, y logró sobrevivir los años de la guerra haciéndose pasar por una aldeana polaca y católica. [...] Pero la historia de Rivka es otra historia. Tú debes hablar con ella, y te contará cómo logró sobrevivir cuando todos los miembros de su familia eran asesinados. Ves, esta es la razón por la que enseguida nos unimos. Todos perdimos la familia. Todos queríamos una familia.” [22]

 

 

Puntos de referencia:

  • “La historia de Rivka es otra historia” – recordemos que no hay una sola historia: cuando nos referimos a las historias de los sobrevivientes del Holocausto debemos recordar que estamos hablando de personas diferentes, que vivieron en lugares diferentes, hablaban idiomas diferentes, experimentaron vidas diferentes, y lograron sobrevivir por caminos diferentes.
  • “Esta es la razón por la que enseguida nos unimos. Todos perdimos la familia. Todos queríamos una familia.” – A pesar de la tragedia, hay aquí una elección por la vida: voluntad para seguir adelante y generar una continuidad y una familia nueva.

Entretanto, se interrumpió el contacto que había logrado restablecerse con Salomón Steiner, tío de Iona y Paul, en América, y luego Paul decidió viajar a Francia y formar allí su familia, mientras que Iona y Rivka intentaron llegar a Israel.

Rivka Steiner y Paul Steiner antes del viaje de Rivka a Israel; Marsella, Francia, 1946Rivka Steiner y Paul Steiner antes del viaje de Rivka a Israel; Marsella, Francia, 1946

Vista general del campo de detención de ChipreVista general del campo de detención de Chipre

“Decidimos, Rivka y yo, que había llegado el momento de emprender nuestro camino hacia Israel. Primero viajamos a Bélgica, y allí Rivka recibió el visado de ingreso a Israel. Tenía pasaporte alemán y era por ello ciudadana de algún país, aunque la mayoría de nosotros éramos personas sin país.”

“Tan sólo una semana después de estar casado con Rivka, nuestros caminos se separaron. Ella partió hacia Israel en un barco que zarpó de Marsella. Yo salí, junto con siete amigos, rumbo a Italia. […] La Haganá creo una red de judíos de Eretz Israel cuya tarea consistía en ayudar a los refugiados a llegar a Israel. Nuestra tarea era alcanzar determinado puerto de Italia y encontrar el barco de la Aliá Bet [inmigración ilegal a Israel, contra las limitaciones impuestas por el Mandato Británico].” [23]

Un casamiento judío en el campo de desplazados de ChipreUn casamiento judío en el campo de desplazados de Chipre

 

Puntos de referencia:

  • La decisión de viajar hacia Israel: ¿A tu entender, qué lleva a Iona a tomar esta decisión? ¿Por qué justamente Israel?


  • El precio de esta decisión, para Iona, es otra ruptura del vínculo familiar: alejarse de su hermano Paul y su tío Salomón, y separarse temporariamente de Rivka, su mujer.

 

 

“Cuando nos estábamos acercando a la costa de Israel, los ingleses abrieron fuego. Abordaron el barco y enviaron a todos aquellos que no habían llegado a nado hasta la costa a un campo de detención inglés en Chipre.”
“Otra vez me atraparon. Otra vez estaba prisionero. Sentí un profundo disgusto al ver otra vez un campo, otra vez un campo lleno de judíos desgraciados y enfermos. Pero era imposible comparar el campo de detención de los ingleses con los campos de concentración alemanes. […] Durante los primeros días la sensación era sumamente extraña. ¿Qué es esto? ¿Qué son esas alambradas de púas? Era muy difícil para mí entender que nuevamente era un prisionero.” [24]

Transcurridas seis semanas, Iona huye del campo de detención y logra llegar, junto con 15 de sus compañeros, a un puerto de Chipre, donde roban un pequeño barco con el que se lanzan al Mar Mediterráneo.

“Tuvimos suerte y pasó a nuestro lado una nave turca. […] Nos subieron a bordo y nos llevaron hasta la costa de Israel, cerca de Herzlia. […] No me pregunten cómo me sentía. Desaparecimos del lugar en cuanto pusimos pie en tierra. Cualquier sitio era bueno para nosotros. Estábamos en casa, en la Tierra de Israel – la Casa de los Judíos.” [25]


En casa, en la tierra de Israel

De las palabras de Uzi Walish, coordinador del kibutz Guinosar:

Iona en el Kibutz Ein Guev, 1948Iona en el Kibutz Ein Guev, 1948

Iona y Rivka en el Kibutz Ein Guev, 1948Iona y Rivka en el Kibutz Ein Guev, 1948

Rivka y Iona Steiner, New York, 2001Rivka y Iona Steiner, New York, 2001

Salomón Steiner en el Kibutz Guinosar, mayo de 1973Salomón Steiner en el Kibutz Guinosar, mayo de 1973

Iona llegó al país en enero de 1947, directamente al kibutz Ein Guev. En el kibutz lo esperaba su esposa Rivka. Al día siguiente de su llegada al kibutz Iona fue incorporado, como si fuera un miembro veterano del mismo, al trabajo en la herrería.
Su integración en el trabajo fue inmediata. Después del 29 de noviembre, Iona se volcó al esfuerzo de guerra, comenzando a producir minas. Se incorporó al grupo de zapadores que colocaba minas a lo largo del límite del kibutz – las minas que detuvieron a las fuerzas blindadas sirias. Paralelamente, Iona participó en la fabricación de dos “Davidka”[26]. Una de ellas fue puesta en funcionamiento para la defensa de Ein Guev, y la segunda fue enviada a Safed, donde se transformó finalmente en el monumento que aún hoy se halla ubicado en una de las calles de la ciudad. Iona también se ocupó del blindaje de los camiones del kibutz. Durante la Guerra de la Independencia fue incorporado a una unidad de ametralladoras. Más tarde fue enviado a la armería para ocuparse del mantenimiento de las armas. A comienzos de los años cincuenta, Iona, Rivka y su hijo primogénito Shimon pasaron al kibutz Guinosar, y allí Iona fue designado encargado de la sección de herrería, trabajo del que se ocupa hasta el día de hoy. Más tarde, fue puesto al frente del parque de maquinarias, el agua, las herramientas agrícolas, los vehículos, las viviendas y sus terrenos circundantes.
Rivka y Iona son los padres orgullosos de tres hijos y abuelos de cinco nietos. Iona continúa trabajando hasta el día de hoy.[27]

Tema para la discusión:

La familia Steiner, fotografía familiar tomada durante la fiesta del Bar Mitzvá de George Steiner (de izquierda a derecha – mi padre, Iona, Rivka, Miriam, Simón, Amit, Biniamin y Liora Steiner), New York, 2001La familia Steiner, fotografía familiar tomada durante la fiesta del Bar Mitzvá de George Steiner (de izquierda a derecha – mi padre, Iona, Rivka, Miriam, Simón, Amit, Biniamin y Liora Steiner), New York, 2001

En el año 2008 el Estado de Israel celebró 60 años de independencia. El Día de Recuerdo del Holocausto y el Heroísmo estuvo ese año vinculado al lema “Y elegirás la vida – Los sobrevivientes del Holocausto en la Tierra de Israel.”
La historia personal de Iona Steiner nos demuestra que la historia de los sobrevivientes del Holocausto no es solamente el relato de sus peripecias durante ese trágico período: es también la historia de la rehabilitación y la continuación de sus vidas, en este caso a través de la emigración a Israel, después de superar muchas dificultades que ese viaje implicaba, la historia de su rápida y exitosa absorción e integración en el país, de la formación de una nueva familia junto a la dedicación a perpetuar la memoria de las víctimas del Holocausto, y la participación en la construcción del país y en su defensa.
El libro sobre el cual se basa este programa despliega la sucesión de acontecimientos de modo tal que nos permite percibir el vínculo y la continuidad entre el allá y el aquí, entre el pasado y el presente. Nos muestra que las personas que vivieron “allá” los horrores del Holocausto son las mismas que viven hoy entre nosotros, y que tuvieron y tienen una participación directa en los logros y en el que hacer de su país.

Unos dos años después de que Iona y Débora se encontraron, llegaron al país los abuelos de ésta, Salomón y Rosa Steiner. La familia se unió nuevamente, y Débora nos relata:

“El abuelo Salomón se convirtió de hecho no solamente en un padre para Iona, sino también en un abuelo para sus tres hijos, Shimon, Avi y Amit. Iona representaba el último eslabón vivo del mundo de mi abuelo, un mundo que los hijos y los nietos americanos de Salomón no conocieron y no podrían conocer. La comunidad judía polaca, exiliada o deportada, había desaparecido para siempre. Los recuerdos de días, lugares y familia, estaban enterrados todos bajo una montaña de ceniza. Mi abuelo representaba eso mismo también para Iona. Salomón le devolvió a su sobrino la familia.” [28]


Conclusión

Monumento construido por Iona Steiner en el Kibutz Guinosar en recuerdo de las víctimas del Holocausto Monumento construido por Iona Steiner en el Kibutz Guinosar en recuerdo de las víctimas del Holocausto

Para la conclusión de la actividad, pueden discutirse los siguientes temas:

  • El nombre del libro: Una paloma sobre la alambrada de púas – Viaje por mandato del abuelo.
    La famosa canción de Leonard Cohen “Paloma sobre una alambrada” comienza con las palabras:
    “Como una paloma sobre una alambrada […] intenté a mi modo ser libre” [29]
    La canción, como el nombre del libro, contiene el contraste entre el alambre de púas que simboliza el límite, el encierro y la pérdida de la libertad, y el pájaro que simboliza la libertad por su capacidad de elevarse por sobre las alambradas y de volar donde quiera. La historia de la supervivencia de Iona personifica intrínsecamente este contraste: su capacidad de conservar el vuelo de su imaginación y su libertad interior, a pesar de haber estado rodeado de alambradas de púas y de torres de vigilancia.
  • El libro comienza con una dedicatoria a Rajel Zimmerman z”l [30], la madre de Iona:

    “A Rajel Zimmerman Steiner,
    tus ojos que vigilan
    ahora se pueden cerrar.
    Tu hijo Iona volvió finalmente a casa.”

Después de haber conocido la historia de Iona Steiner y de su familia, podremos volver a la pregunta : ¿Cuál es el significado de “a casa”? ¿Es que la intención es referirse a Israel, o a la reunificación de la familia con el reencuentro de Iona con su tío Salomón y los suyos, o quizás se refiere a que Iona formó nuevamente en Israel una gran familia y nuevamente no está solo?


[1] Débora Steiner van Rooyen, Una paloma sobre la alambrada de púas – Viaje por mandato del abuelo, Yad Vashem, Jerusalén, 2007 [hebreo], págs. 11-16.
[2] Ibid, págs. 21-27.
[3] Ibid, págs. 32-33.
[4] Ibid, págs. 33-34.
[5] Ibid, pág. 35.
[6] Ibid, págs. 36-37.
[7] Postkow - campo nazi de trabajo en el sudeste de Polonia.
[8] Débora Steiner van Rooyen, Una paloma sobre la alambrada de púas, págs. 40-41.
[9] Naomi Morgenstern, En el escondite – niños durante el Holocausto en Francia, Escuela Central para la Enseñanza del Holocausto, Yad Vashem, Jerusalén, 2008.
[10] Débora Steiner van Rooyen, Una paloma sobre la alambrada de púas, pág. 86.
[11] Mielec – Campo de concentración y de trabajo nazi en el oeste de Polonia.
[12] Débora Steiner van Rooyen, Una paloma sobre la alambrada de púas, págs. 71-72.
[13] Ibid, págs. 72-73.
[14] Flossenburg - campo de concentración en Alemania.
[15] Débora Steiner van Rooyen, Una paloma sobre la alambrada de púas, pág. 87.
[16] Mauthausen – Campo de concentración nazi en Alta Austria.
[17] Subdivisión dentro del campo de Mauthausen.
[18] Débora Steiner van Rooyen, Una paloma sobre la alambrada de púas, págs. 92-93.
[19] Ibid, pág. 99.
[20] Ibid, págs. 103-104.
[21] Ibid, págs. 106-107.
[22] Ibid, pág. 118.
[23] Ibid, págs. 121-122.
[24] ibid, págs. 122-123.
[25] Ibid, pág. 124.
[26] Davidka: pieza de artillería improvisada, utilizada por la Haganá y el Ejército de Defensa de Israel en la Guerra de la Independencia [N. del T.]
[27] Débora Steiner van Rooyen, Una paloma sobre la alambrada de púas, págs. 153-155.
[28] Ibid, pág. 130.
[29] ”Like a bird on a wire, / Like a drunk in a midnight choir, / I have tried in my way to be free.”Leonard Cohen, Bird on the Wire.
[30] Z”L: “De bendita memoria” [N. del T.]