La Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto

Testimonio y memoria del Holocausto


Dirigido a escuelas secundarias

El 10 de Tevet es el día del Kadish general para aquéllos cuyo lugar de sepultura es desconocido. En este día Yad Vashem pone especial énfasis en la perpetuación de la memoria del individuo. Este plan de clase esta dedicado al tema de los diferentes aspectos de la memoria, tal como las víctimas del Holocausto quisieron transmitirla durante la guerra y después de ella, a testigos y sobrevivientes, y hasta la rememoración en nuestros días. Rastreareamos el destino de individuos y de miembros de las comunidades: personas con rostros, familias, amigos, vidas y esperanzas; gente con identidad propia y no meros números, tal como eran considerados por los nazis.


Estructura de la clase

  • La parte principal de la clase va a tratar de la conciencia de la memoria durante el Holocausto desde dos aspectos:
    • Documentos generales de archivo, tal como el Archivo "Oneg Shabat" en el gueto de Varsovia.
    • Documentación personal tal como la expresada en escritura de diarios y testamentos especiales.

    Durante el debate contemplaremos las diferencias entre los diferentes tipos de documentación.
  • Resumen: Evaluación del tema de escritura y memoria desde el punto de vista de Shalom Eilati.

Introducción

En el periodo del Holocausto, miles de judíos- ancianos, jóvenes y niños se dedicaron a la escritura - desde intelectuales habituados a la escritura hasta personas comunes que nunca había intentado escribir. El deseo de dejar un testimonio, emanante de la sensación que el mundo judío se enfrentaba a la destrucción y que ellos eran "los últimos judíos" se generalizó.

  • Piensen en la escritura de un diario personal, ¿por qué es importante escribir sus pensamientos, experiencias y sensaciones?

El hecho de escribir representa un ancla para la definición personal, y nos libra de lo indefinido. Ponemos orden en los pensamientos y sensaciones, desafiando al tiempo que pasa. La escritura revela diferentes estratos de nuestra personalidad, y la documentación posibilita volver a examinar periodos y eventos diversos en nuestra vida. En la escritura hay un elemento de introspección y confrontación personal.
La escritura en si misma disturba el silencio del propio ser que frecuentemente no tiene voz ni palabras. Escribir significa pasar esa voz hacia el espacio público. La escritura de un diario es siempre un espacio intermedio, entre lo personal y lo general, y entre lo oculto y lo abierto.

  • Si Uds. escriben un diario, ¿lo escriben sabiendo concientemente que el diario puede ser dado a conocer algún día? ¿Influye esto en la manera y en los contenidos de vuestra escritura?
  • ¿La escritura de los judíos durante el Holocausto tiene roles adicionales o diferentes de aquellos que ya mencionamos?

Pésaj - Lunes, 5 de abril de 1942
“Se habla mucho aquí de escribir un diario. Cada una piensa que hay muchas cosas que se deben documentar, cosas que no suceden normalmente en la vida corriente, cosas que nosotras mismas no hubiéramos creído que existan en el mundo. Cosas así pertenecían al pasado, o eran frutos de la fértil imaginación de los autores de cuentos. Yo pienso que cada una de nosotras que haya leído historias como estas pensó que si le hubiera tocado pasar lo que pasaron las heroínas desdichadas de las novelas, el mundo se hubiera dado vuelta, el sol y la luna no iluminarían como todos los días, y ninguna de nosotras lo sobreviviría, por supuesto. Pero aquí todo se desarrolla ordinariamente, a pesar de cosas un poco extrañas suceden aquí, y estos eventos extraños se aceptan con resignación como si fueran fenómenos normales. Poco a poco uno se va acostumbrando a estos eventos que son irreales, y no hay lo que registrar en el diario, todo parece natural.
Sin embargo, más de una vez uno quisiera tomar un lápiz y hacer algo con él, anotar algo de lo que esta en el fondo del corazón, que continuamente surge de las profundidades y está debajo del umbral de lo conciente. Es porque más de una vez el corazón en su profundidad oculta algún sentimiento de rencor hacia el mismo [...] y busca aferrarse a algo, expresar su dolor indefinible, y tal vez el lápiz le permita hacerlo."

Fela Schepps

  • Lean el fragmento del diario de Fela Schepps, ¿como se relaciona con la realidad en la que vive?
  • ¿Qué entienden Uds. de la dualidad de Fela Schepps con respecto al acto de escribir – dualidad que se expresa en la escritura misma? ¿Qué es lo que la impulsa a escribir?

Dados los eventos tan extremos de deshumanización que caracterizaron al periodo del Holocausto, existe en el acto de escritura - un lugar donde el conquistador no tiene sitio - un llamado de desafío contra el intento de los alemanes de borrar al individuo.

Documentación general – Archivo "Oneg Shabat"

Fuera de la escritura como escape para lograr un espacio personal de expresión de sensaciones y sentimientos, sabemos que durante el Holocausto se erigieron en los diversos guetos organizaciones de documentación, tanto oficiales como clandestinas: la crónica del gueto de Lodz, que se creo por iniciativa del Judenrat, el archivo del gueto de Bialystok y otros. Nos concentraremos en uno de los archivos más grandes que se crearon durante el Holocausto, el archivo "Oneg Shabat".
El archivo clandestino "Oneg Shabat" fue creado en el gueto de Varsovia por el Dr. Immanuel Ringelblum, historiador y hombre público. Durante el levantamiento del gueto escondieron Ringelblum y sus compañeros el material recolectado sobre la vida y los eventos en el gueto en cajas y jarros de leche y los enterraron. El trabajo de colección, escritura y ocultamiento de los materiales se realizó bajo peligro de muerte. El objetivo de los miembros del archivo fue el de asegurar la memoria de los judíos de Varsovia. Después de la guerra se encontró la mayoría del material, que es utilizado conatantemente para estudiar sobre el destino de aquellos judíos y constituye una fuente primordial en la investigación del Holocausto.

"Nuestros trabajadores permanentes, cuyo número alcanza las varias decenas, provienen en su gran mayoría de la intelectualidad popular, la mayoría de ellos pertenecían a partidos proletarios [partidos obreros con orientación socialista]. Intencionalmente evitamos emplear a periodistas profesionales. Queríamos evitar un trabajo que sigue determinados moldes, deseábamos que los eventos que ocurrían en el pueblo, las experiencias del judío – es que en la presente guerra cada judío es un mundo en sí mismo – se describieran de la manera más simple y fiel. Una palabra de más, un agregado de color o un embellecimiento literario nos habrían dejado un sabor insípido y habrían sido disonantes para los oídos. Tan llenas de tragedias estaban las vidas de los judíos en la guerra, que cada palabra adicional estaría de más."
Immanuel Ringelblum sobre el archivo "Oneg Shabat"

  • ¿De qué manera se expresa en las palabras de Immanuel Ringelblum el hecho de que era un historiador? ¿Cuáles son los principios que lo guían en su trabajo?
  • ¿Cuál es la diferencia entre los objetivos de la escritura personal como la de Fela Schepps y los de la creación de un archivo como "Oneg Shabat"?

Documentación personal – Diarios y testamentos

La primera parte del archivo "Oneg Shabat" fue enterrada dentro del gueto de Varsovia a finales de 1942, durante las grandes deportaciones de los judíos de Varsovia, por tres personas del personal técnico del archivo: David Graber, Israel Lichtensztajn, y Najum Grzywacz. Ellos enterraron sus testamentos en jarros que contenían los documentos del archivo. Los tres perecieron, y nos han quedado sus testamentos: el de Najum Grzywacz, su amigo David Graber y el testamento de quien fuera maestro de ambos, Israel Lichtensztajn.

Durante la gran deportación de los judíos del gueto de Varsovia al campo de concentración de Treblinka a finales de julio de 1942 escribió Najum Grzywacz:

“Estoy viendo: gente corriendo. Bajo rápidamente a la calle. Ahora llega a mi conocimiento que la Gendarmería puso sitio también a la calle Smocza - desde Dzielna hasta Gensa. Mis padres viven en la calle Pawia 41. Pregunto rápidamente: ¿Qué pasa allí? Y me contestan que también aquella calle está bloqueada. No sé que le ha pasado a mis padres, y espero la oportunidad de llegar a ellos lo antes posible. ¿Qué pasó con mis padres? – escucho un grito. Caminamos. Estoy ya en el patio. [Me atacó el] miedo. Estoy ya dentro del edificio, y ahora voy por mis padres para ver como están. Y no se que será de mí y si podré contarles la historia de lo que pasará después.

Recuerden, Mi nombre es Najum Grzywacz, 30 de julio de 1942."

  • ¿Cuál es la atmósfera que se refleja en el estilo de escritura de este fragmento de las anotaciones de Najum Grzywacz?
  • ¿Cuáles son las diferencias de estilo entre este fragmento y el de Fela Schepps? Intenten comprender de qué derivan estas diferencias.

La urgencia que se expresa en la falta de claridad, en la fragmentación de las oraciones y en la escritura en tiempo presente nos da la sensación de que los hechos están escritos en tiempo real, a medida que suceden. La terrorífica realidad de la gran deportación se extiende e invade el límite borroso entre lo individual y lo general. Grzywacz no escribe como consecuencia de una introversión redactada de la realidad, sino que trata de alcanzar al tiempo, y de comunicar a quien sea el hecho de su existencia.

El siguiente testamento fue ocultado en el archivo "Oneg Shabat" y se encontró después de la guerra:

"Mi testamento"- Gela Seksztajn
Para ver un video en hebreo, pulse aquí.

¿Qué puedo yo decir y preguntar en este momento, en el límite entre la vida y la muerte, cuando estoy más segura que no viviré, a que viviré? Quisiera despedirme de mis amigos y mis trabajos. Mis trabajos los dono al museo judío que se creará en el futuro para reconstruir la vida cultural judía previa a la guerra hasta el año 39, con el propósito de estudiar la terrible tragedia de la comunidad judía en Polonia durante la guerra. Ahora estoy tranquila. Mi destino es perecer. Trato de ocultar parte de mis trabajos, solamente quiero que se recuerde mi nombre y el de mi talentosa hija Margalit Lichtensztajn. El cuatro de noviembre di a luz a mi hija, que es mi felicidad y mi orgullo. Ella es triunfadora, talentosa y bella. La pena y el dolor son grandes. Si sobrevivo, será para mi amada hija. Que disfruten de salud mis amigos y conocidos, que disfrute de salud el pueblo judío, no permitáis que semejante destrucción suceda una vez más.
Gela Seksztajn, 1 de agosto de 1942, el día 14 de la ‘Aktzion’ de reestablecimiento.

  • Los dos fragmentos presentados aquí, el del testamento de Najum Grzywacz y el fragmento del testamento de Gela Seksztajn, fueron escritos en el mismo gueto, bajo las mismas circunstancias del terror ante la gran deportación, con diferencia de pocos días. ¿En qué se diferencian el uno del otro? ¿Como podrían ustedes explicarlo?

Gela Seksztajn, así como Najum Grzywacz, escribió su testamento bajo la amenaza de la gran deportación que impusieron los alemanes al gueto de Varsovia en el verano de 1942. La deportación duró aproximadamente dos meses y medio, durante los cuales fueron deportados entre 250.000 y 300.000 habitantes del gueto. A posteriori sabemos que la mayoría fueron deportados al campo de exterminio de Treblinka, donde fueron asesinados. El testamento está bellamente redactado y parecería que Gela escribe interiorizando y resignándose a la realidad que le niega toda posibilidad de influenciar o cambiar su destino – una realidad donde lo único que le queda es la manera en la cual ella quiere que la recordemos.
Todos los fragmentos de los diarios y los testamentos que hemos visto hasta ahora fueron escritos en el gueto. A pesar de la ansiedad y del miedo, y a pesar de la incertidumbre sobre el futuro, todavía existe una esperanza – aunque sea muy pequeña. Mientras el gueto existe, la vida sigue.
Aún a la sombra de la muerte, en el medio del infierno y en la certeza de la muerte, encontramos que los judíos continuaron, cuando podían, con la tarea de documentación. El siguiente testamento fue encontrado al terminar la guerra en el sitio de exterminio de Chelmno:

Estos son los judíos que trabajaron en Kulmhof (Chelm, o Chelmno) entre Kolo y Dabie en el campo de muerte.

  1. Hershkowitz Josef de Kotno
  2. Plotzker Moishe de Kotno
  3. Plotzker Faivel de Kotno
  4. Shlomovitz Shaia de Grabow, cerca de Lodz
  5. Radkiewicz Noaj-Wolf de Lodz
  6. Haran Jetzkel de Leczyca
  7. Wachtel Simja de Leczyca
  8. Wachtel Israel-Jaim de Leczyca
  9. Jastazybski Benick de Leczyca
  10. Nussbaum Aharon de Sanniki
  11. Straussburg Ozer de Lutomiersk
  12. Shtreier Getzl de Turkesz

Estos son los últimos judíos que trabajaron para la Gestapo en Chelmno que se encuentra entre Dabie y Kolo. Estos son los últimos días de nuestras vidas y es por eso que queremos enviar este mensaje, quizás haya todavía familiares o conocidos de estas personas. De esta manera sabréis que todos los judíos que fueron deportados de Litzmannstadt Lodz fueron asesinados de manera muy cruel, torturados y quemados.Shalom, si os salváis, estáis obligados a vengar.

  • ¿En qué se diferencia este testamento de los anteriores que hemos visto? ¿A quién está destinado?
  • ¿A qué tipo de venganza se refirieron, según vuestra opinión, las personas que escribieron el testamento?

Estas personas, poco antes de su muerte, y siendo concientes de su situación escriben avisos fúnebres de sí mismos.

Vimos que Najum Grzywacz, Gela Seksztajn y doce judíos de Chelmno repiten una y otra vez sus nombres y su voluntad de continuar viviendo en la memoria de alguien. Además del principal crimen, el asesinato de los judíos, los nazis intentaron no dejar ni un trazo de memoria ni de los crímenes cometidos ni de las víctimas. Los nazis invirtieron grandes esfuerzos en borrar las huellas del crimen: la incineración de las víctimas y la dispersión de sus cenizas, la destrucción esforzada de documentos que testimoniaban sus actos, la prohibición absoluta de la SS de relatar los crímenes, etc. Al mismo tiempo, los nazis se ocuparon constantemente de deshumanizar a las víctimas judías y trataron de borrar su identidad. Los documentos que nos dejaron las víctimas nos ayudan a rescatar sus imágenes de lo profundo del olvido.

Resumen

Shalom Eilati concluye su libro "Cruzar el río" con las siguientes palabras:

"Miro hacia atrás y me es difícil creer – más de veinte años de intentos de escribir han pasado para mí, cientos de páginas. La primera página trataba de Belka, la perra judía, y fue mecanografiada con emoción, con un dedo, en una vieja máquina de escribir. Me parece que ahora estoy más en paz conmigo mismo, soy capaz de aceptar la carga de las memorias tal como es, tal vez gracias a la escritura misma. A veces siento que a medida que mis anotaciones se acercan a su conclusión, los recuerdos ocultos aquí se van disolviendo dentro de mí diluyéndose, una vez finalizados sus roles."

  • ¿Por qué, según vuestra opinión, la escritura de sus memorias es un proceso tan largo?
  • ¿Qué imagen utiliza Shalom Eilati para describir sus memorias? ¿Cómo entiende él su propia historia?
  • Debatan como se relaciona Eilati con el proceso que está pasando mientras escribe.

Shalom Eilati adjudica a sus memorias una esencia con un propósito diferente, un ente con vida propia. Eilati es responsable de la carga de su existencia. En el acto de la escritura se perpetúan sus memorias, reciben una existencia independiente, y lo liberan de esa responsabilidad.
Toda lectura de un libro de memorias, testimonios y testamentos nos convierte a nosotros, los lectores, en los portadores de la memoria y nos convierte también en eslabones de la cadena de la perpetuación.

En resumen, se puede conversar con los alumnos acerca del rol de ellos, la tercera generación, sobre lo modos de preservar el recuerdo.