La Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto

Esteban González López, España

Artículo escrito por Mauricio Marcos - Diciembre 2011


El Holocausto, el exterminio sistemático de 6 millones de judíos fue, probablemente, la mayor matanza en la historia de la humindad. Su alcance fue abrumador, y su magnitud, incluso incomprensible. El estudio del Holocausto nos advierte sobre peligro de la ideología y que siempre está presente, también en el mundo de hoy. Debemos también recordar a las otras víctimas del Régimen Nazi: los gitanos, homosexuales, enfermos mentales y/o discapacitados, eslavos, comunistas, testigos de Jehova, etc.
Debemos recordar que todas estas víctimas, y en el caso de Holocausto, los judíos, eran personas comunes, muchos de ellos eran : abogados, juristas, investigadores, policias, soldados, médicos, etc.

Cada aspecto de esta sombra en la historia de la humanidad debe ser estudiado en profundidad, y Esteban González López nos lo recuerda. Es médico en ejercicio (MD), y especialista en Medicina de Familia; Posee un doctorado en Medicina (Ph.D). Es médico clínico y además profesor de la Universidad Autónoma de Madrid

Esteban González López
Esteban González López

Graduado de Yad Vashem, Esteban González López fue responsable de la organización de seminarios en España que se enfocaban en el estudio (en profundidad) de la Medicina en el Holocausto. Esteban es médico de familia de la Universidad Autónoma de Madrid, que trabaja como médico y profesor. Se graduó en el 2009 en Yad Vashem y tomó cursos de Shoá y los dilemas de su transmisión en Alemania. Por lo tanto, Esteban está profundamente agradecido con Sefarad-Israel, una institución gubernamental dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, que facilita y ayuda a la formación de muchos profesores de secundario en el estudio del Holocausto. A su vez.. dicha institución, también colaboró con Esteban en la realización de cursos de Medicina Nazi (es importante recalcar que todos los trabajos que Esteban ha hecho sobre Medicina y Holocausto han sido desde su puesto en la Universidad Autónoma de Madrid). Esteban afirma, con total convicción, de que al ser médico y estudiar la Shoá, es imposible no ver el protagonismo de la Medicina en el Régimen Nazi.

En septiembre del 2010, se llevó a cabo el primer curso en España sobre esta temática. A partir de este curso, ha contado con un gran número de profesionales de reconocido prestigio de España, con los que ha formado un gran grupo de trabajo de investigación pionero en Medicina y Holocausto.

A partir de entonces, Esteban organiza y participa en conferencias y cursos sobre este tema, que son concurridos por oradores europeos de gran nivel y sobrevivientes del Holocausto que van a dar testimonio de lo que les sucedió.

Esteban, en la intimidad, jamás olvidará el testimonio de Mazal Tov Bejar Mordoh, cuando contó frente a una gran audiencia la forma en que se experimentó con su cuerpo a través de la radiación, en el Bloque 10 de Auschwitz.

De acuerdo con su punto de vista, estudiar Medicina Nazi es una parte vital del Holocausto y de la Medicina. En primer lugar, porque la gran mayoría de las personas no conoce el papel que jugó la Medicina en el Régimen Nazi. Exclama que es absolutamente imposible determinar si la Medicina se nazificó o si el Nazismo se tornó biológico. Fue todo, simplemente, una gran simbiosis. El Nazismo resultó ser un régimen biológico-racial (el Holocausto fue perpetrado bajo el disfraz de una idea biológica de la raza). Fue su propio interés y la reflexión como médico, lo que lo hizo poner en contexto toda la información que había estado recibiendo.

Una gran cantidad de médicos en la Alemania Nacional-Socialista se identificaban con el Partido Nazi. Médicos durante el Holocausto, participaron en la esterilización de pacientes con enfermedades genéticas, experimentos científicos o pseudo-científicos, y actos de exterminio en general (por ejemplo, el plan "Eutanasia"). Además, decidían quién viviría y quién moriría, calculaban la cantidad de gas con la que morirían, etc.

A su vez, no deja de recordarnos el papel fundamental de valentía que los médicos judíos jugaron en los guetos. En los momentos mas críticos, supieron mantener su espíritu elevado y, aún sin recursos, pudieron salvar vidas y brindar afecto a los enfermos. Muchos médicos mentían a los nazis sobre supuestas epidemias, logrando así que estos no ingresaran al gueto por miedo al contagio. Además, una Universidad de Medicina permaneció abierta clandestinamente en el gueto de Varsovia durante la guerra. Allí, los médicos investigaron no sólo las enfermedades de sus pacientes, sino también la suya propia...el hambre.

Desde la perspectiva medicinal, esta temática es esencial para fortalecer la bioética y mejorar el desarrollo profesional de los médicos de hoy en día. En su opinión, los médicos deben estudiar la medicina en el régimen nazi porque hay un gran número de valores valiosos que pueden aprender y, así, convertirse en mejores médicos... respetar los derechos de los pacientes, no dejarse influenciar por el poder económico o político, no perder la humanidad, no maltratar cad'averes, ser confidencial, tener paciencia con los enfermos, etc.

Él, personalmente, admite que el estudio de todo esto lo hizo convertirse en un médico diferente. Es más paciente con sus pacientes, es más cuidadoso con el tratamiento de personas enfermas. Porque, en definitiva, asevera que los médicos deben aprender los valores que no estaban presentes en la Medicina Nazi y que el peso del Nazismo puede ayudar a que aprendamos a comportarnos como mejores personas y, también, mejores médicos.