La Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto

Asumiendo la responsabilidad: Niñeras valerosas en un tiempo de horror

Por Irena Steinfeld [1]


En la inauguración de la Avenida de los Justos de las Naciones llevada a cabo en Yad Vashem el 1º de mayo de 1962, fue plantado un árbol en honor de María Babicz. La señora Babicz fue desrita de este modo por la Comisión de Designación de los Justos: “una señora anciana, de estatura baja, de orígenes humildes – una verdadera ‘babushka’.” Cuando Mina Osipov fue asesinada en Rowno en noviembre de 1941, Babicz, su antigua nodriza, puso a su hija bajo su tutela y la crió como si fuera la suya propia.
La niña y su padre, que había luchado en el Ejército Rojo, eran los únicos supervivientes de toda la familia. Después de la liberación la señora María Babicz emigró con ellos a Israel.
Antes de la guerra Domicele Pagojute había sido la nodriza de los dos hijos pequeños de Reizl Shohat. Después de la invasión y ocupación alemana de Telz, Lituania, Pagojute se comunicó con su antigua empleadora y le ofreció su ayuda. Ella encontró para la familia Shohat escondites diferentes en zonas rurales y a veces la ocultó en su pequeña habitación. El vínculo establecido demostró ser fuerte también después de la guerra, y Pagojute siguió viviendo con su vieja ama hasta que ésta emigró con sus hijos a Israel en 1970.

Babicz y Pagojute eran sólo dos entre numerosas jóvenes muchachas de orígenes modestos o humildes que se vieron forzadas a abandonar el hogar de sus padres a una edad temprana para trabajar en el servicio doméstico. Cuando estalló la guerra la situación cambió como del día a la noche: al ser despojados sus antiguos empleadores judíos de su estatus legal, sus propiedades y sus derechos, y convertidos en víctimas indefensas, fueron esas niñeras – no obstante su juventud, falta de educación formal y a pesar del grave peligro que eso implicaba – las que se hicieron cargo y asumieron total responsabilidad por su salvación.

Ida Brunelli (luego Lenti) de Italia tenía sólo 15 años cuando Yuzzi Galambos, una bailarina judía de origen húngaro, la empleó para hacerse cargo de su casa y de sus niños. En su lecho de muerte, Galambos reveló su identidad judía a la joven niñera, y ésta, a pesar del peligro, se hizo cargo de inmediato de los tres huérfanos, de 9, 12 y 13 años de edad respectivamente. Después de la liberación de Italia, Lenti se puso en contacto con soldados de la Brigada Judía y consintió en abandonar a los niños sólo después de asegurarse de que se encontraban a salvo y en camino a la Tierra de Israel.
Ida Brunelli Lenti falleció en enero de 2009. Este año, en el Día del Recuerdo del Holocausto y el Heroísmo, en la sección de Justos de las Naciones del sitio web de Yad Vashem, se exhibirá una exposición en línea (en inglés) en honor de Ida lenti y otras valerosas niñeras que, contra todas las probabilidades, salvaron las vidas de niños judíos durante el Holocausto.

La autora es Directora del Departamento de Justos de las Naciones de Yad Vashem


[1] Publicado en Revista: Yad Vashem-Jerusalem, quarterly magazine, vol. 53, April 2009, Pág. 5.